Cristian Álvarez cae lesionado el día de su renovación automática con el Real Zaragoza hasta 2025

El portero cumplió los 10 partidos que figuraban en su cláusula para renovar hasta el 30 de junio de 2025. Fotografía: LaLiga.
photo_camera El portero cumplió los 10 partidos que figuraban en su cláusula para renovar hasta el 30 de junio de 2025. Fotografía: LaLiga.

Si la derrota ante el Eibar (2-3) ya tuvo tintes muy oscuros, que Cristian Álvarez volviera a lesionarse fue la gota que rebasó el vaso. El día que el portero sumaba 10 choques con el Real Zaragoza este curso, que le concedían la renovación automática hasta el 30 de junio de 2025, su lesión en la musculatura isquiosural de su pierna izquierda volvía a reabrirse y a obligarle salir del campo en el 71, sustituido por Gaetan Poussin.

De hecho, se asume que esta nueva lesión en la misma zona muscular podría tener al capitán rosarino fuera de los terrenos de juego durante un periodo más largo al recientemente pasado. Si las pruebas diagnósticas confirman que hay una rotura muscular, como todo parece indicar, Cristian estaría fuera de los terrenos de juego más tiempo que las últimas dos jornadas que no disputó, ante Alcorcón (0-2) y frente al Real Sporting (2-2).

Más allá del vital momento que vive el equipo este curso, Cristian logró su objetivo personal de renovar contrato por un año más al jugar 10 partidos como titular en los que debía de permanecer en el campo al menos 45 minutos, algo normal en un puesto como el de portero. Lo que Cristian no esperaba es que este premio llegará acompañado de una lesión, que de hecho se produjo en el minuto 69. En cuanto el argentino notó el pinchazo ya sabía que, por lo menos, el encuentro contra el Eibar había acabado para él y actualmente la incógnita versa sobre cuántas jornadas se va a perder el argentino finalmente.

TURNO DE POUSSIN

Ante la lesión de Cristian, el encargado de proteger la portería de La Romareda fue Gaetan Poussin, que volvió a salir al césped por cuarta jornada consecutiva. En las dos anteriores, el portero fue claramente señalado por varios fallos que costaron goles, pero el más duro fue el último tanto ante el Sporting, cuando Pablo Insúa le robó el balón por la espalda mientras Poussin, en el 97, se lo echaba al suelo para sacar, significando el tanto del empate a dos en un choque en el que el Real Zaragoza empezó ganando por 2-0.

Ahora con Cristian fuera de combate, Poussin está llamado a ocupar la portería blanquilla, como ya demostró Escribá volviéndolo a sacar, pese a los fallos, en sustitución del argentino en este último encuentro frente al Eibar. "Poussin pasó un par de días fastidiado, lo sintió mucho. De todas formas, este es un gran grupo, arropa al compañero, y a lo largo de la semana se ha ido sintiendo mejor. No hay que darle más importancia a lo que ocurrió, todos nos equivocamos", dijo el técnico en la previa ante el cuadro vasco, demostrando que sigue confiando en su segundo portero, ahora llamado a ser el guardameta titular durante las jornadas que Cristian esté fuera. Coger confianza y seguridad en sí mismo, en su juego de pies y con la defensa serán las asignaturas pendientes que tendrá que adquirir el arquero francés para enfrentar el encuentro contra el Burgos con otra cara.

POCOS EFECTIVOS: GÁMEZ Y MESA

Más allá de la lesión de Cristian, la principal novedad antes de comenzar el encuentro ante el Eibar fue la baja de última hora de Fran Gámez. El lateral valenciano tenía molestias en la musculatura isquiotibial sufrida en el entrenamiento del viernes y su presencia finalmente quedó descartada, siendo el canterano Andrés Borge el elegido para cubrir el lateral derecho. Por el momento, Fran Gámez queda a la espera de realizarse pruebas para saber el alcance de estas molestias y ver si solamente se queda en una contractura o si finalmente hay una rotura.

Por otro lado, Maikel Mesa recibió su quinta amarilla del curso y tampoco podrá estar contra el Burgos en el próximo partido. El máximo goleador del equipo con tres tantos tendrá que cumplir ciclo y verá el encuentro desde la grada. Una pena para los intereses de Escribá, que tras volver a poner a Mesa en la mediapunta y no en banda, acumulaba dos dianas consecutivas ante el Real Sporting y Eibar. Por ello, el técnico tendrá que improvisar y lograr un jugador que ofrezca un perfil similar a Mesa. No obstante y más allá de eso, el Real Zaragoza no debe de depender de individualidades y su obligación es volver a la senda de la victoria de forma coral y como equipo