Celebración y reconocimiento por todo lo alto en el vestuario zaragocista

El césped de La Romareda apareció el sábado, después de la nevada, con un gran aspecto gracias a los trabajadores que se pusiesen manos a la obra una vez se suspendió el partido
El vestuario celebró la victoria con los operarios
photo_camera El vestuario celebró la victoria con los operarios

El césped de La Romareda apareció el sábado, después de la nevada, con un gran aspecto gracias a los trabajadores que se pusiesen manos a la obra una vez se suspendió el partido. Lo hicieron por la noche, y dejaron el Municipal zaragozano en condiciones óptimas. Así que fueron recibidos en el vestuario con vítores y aplausos y reconocidos por el entrenador del Real Zaragoza, Julio Velázquez.

Comenzó a nevar en torno a mediodía, pero no fue hasta poco antes del partido cuando el club aragonés, que nunca quiso jugar, comenzó las tareas. De hecho, la máquina quitanieves, ubicada en la capital aragonesa, llegó al estadio poco más de una hora antes del partido. Y las palas, un cuarto de hora. Así que el rifirrafe de unos y otros llevó a que los operarios se quedasen trabajando por la noche quitando nieve.

La realidad es que los chicos de la empresa Siaver lo hicieron de maravilla. No parecía que el día anterior hubiese caído una nevada tan poco habitual en la capital aragonesa. Al menos se les reconoció la tarea. En la celebración se podía ver a Mollejo haciendo el gesto de quitar la nieve con la pala y a Enrich y Francés saltando con ellos. El Real Zaragoza venció y todos pudieron celebrar un triunfo al que contribuyeron con sus tareas nocturnas.