Levante U.D. 2-1 Real Zaragoza

Brotes verdes en la decepción del Real Zaragoza

Tras caer derrotado frente al Levante, el Real Zaragoza encuentra motivos para el optimismo al cuajar un partido digno frente a un rival complicado.
Víctor Fernández apenas tenía 19 años en la última victoria del Real Zaragoza ante el Burgos en La Romareda. Foto: LaLiga
photo_camera El trabajo de Víctor Fernández va dejando buenas sensaciones a pesar de la derrota frente al Levante. Foto: LaLiga

El trabajo de Víctor Fernández va dando ciertos frutos, ciertos brotes verdes que invitan al optimismo si tienen continuidad. A pesar de la decepción de terminar cayendo en los instantes finales ante el Levante, el Real Zaragoza ha apuntado efectivos a la causa de lograr la permanencia, objetivo actual del cuadro blanquillo. El técnico aragonés ha encontrado una mejor versión de numerosas piezas en casi todas las líneas de juego, aspecto clave para cerrar la permanencia cuanto antes.

En la zaga, un nombre propio que está dejando buenas sensaciones es Santiago Mouriño. En el último enfrentamiento, ocupando el lateral izquierdo, cumplió atrás y se atrevió a ir al ataque. Encaró en varias ocasiones a Maras e, incluso, disparó a portería. Sin tino, pero con sensación de peligro para el Real Zaragoza. Por otra parte, y aunque no esté ofreciendo su mejor versión, Víctor Fernández ha vuelto a apostar por Jair en el centro de la defensa. Un efectivo más que, hasta la llegada de este, parecía perdido.

Avanzando hacia la sala de máquinas, un nombre propio: Toni Moya. El centrocampista del Real Zaragoza ha ofrecido su mejor versión de la temporada con Víctor Fernández al frente, y la ha culminado este sábado ante el Levante. Hasta ahora había intentado el gol sin éxito, pero en esta ocasión, tras la dejada de Maikel Mesa, el centrocampista se ha reivindicado con uno de los tantos de la temporada. Sin embargo, no es el gol lo único que ha aportado, ya que suma dos partidos a gran nivel. El reto del entrenador zaragocista es que incremente ese nivel hasta su techo.

Germán Valera es el hombre de banda que se ha reivindicado con Víctor Fernández en el Real Zaragoza. Este sábado, en el Ciudad de Valencia y con Mouriño de aliado, fue un puñal por la banda. Se atrevió a encarar, su fútbol se volvió más vertical, estuvo cerca de la asistencia e incluso del gol. Así que el cuadro aragonés pudo recuperar una pieza que, al comienzo de la temporada, estaba llamada a ser clave, pero terminó cayendo en picado.

Arriba, Iván Azón, aunque esté jugando más en banda, y Sinan Bakis. El canterano ha dado un salto incluso en el plano físico, además de reencontrarse con el gol frente al Tenerife. Precisamente eso es lo que le falta al turco, al que le pesa ser el fichaje estrella del proyecto y no haber visto puerta todavía. Frente al Levante, ambos fueron protagonistas en el peligro, más Bakis que Azón, que probó a Andrés Fernández en lo que pudo ser el segundo del Real Zaragoza.

El primer paso ya está dado. Ahora, se trata de confirmar estas recuperaciones y comenzar a sumar efectivos a la causa. Entre ellos, por ejemplo, Manu Vallejo o Sergi Enrich. Dos jugadores llamados a ser importantes este verano que no han conseguido ser clave con ninguno de los entrenadores zaragocistas.