Balance de temporada del Real Zaragoza (parte 3): la sala de máquinas

Es momento de analizar la temporada de los centrocampistas del Real Zaragoza, casi todos ellos con contrato para la nueva campaña
Guti regresó a La Romareda en invierno, pero cayó lesionado en el primer partido
photo_camera Guti regresó a La Romareda en invierno, pero cayó lesionado en el primer partido

La tercera parte del análisis de la temporada llega en la sala de máquinas, el centro del campo; y en un epígrafe aparte de la segunda línea de ataque. Es decir, la posición en la que se han ubicado Jaume Grau, Marc Aguado, Raúl Guti, Francho y Toni Moya. Una zona que, teóricamente, estaba perfectamente cubierta en el Real Zaragoza, pero que ha terminado ahogada. Las lesiones, la falta de físico y cierta carencia de calidad han hecho del centro del campo una zona a reforzar.

Este año, han terminado jugando en el centro del campo del Real Zaragoza Jaume Grau y Toni Moya. Comenzando por el primero, ha estado lejos del alto nivel que puede aportar. Prueba de ello es que el propio Víctor Fernández le fichó para el Real Madrid cuando era director de cantera.

Sin embargo, es un jugador que necesita confianza, como así se la dio el club y el cuerpo técnico a su llegada en enero de 2022. Y entonces, tras superar unos problemas de corazón, sí fue importante en el equipo. Pero en su segunda temporada ofreció un nivel más bajo y, en esta, su clase se vio poco.

Grau tiene contrato la próxima temporada, pero no es evidente su continuidad. Y en caso de que siguiese en el Real Zaragoza, probablemente no sería con la vitola de titular en el proyecto. En sus estadísticas de este año, 36 partidos, dos goles y una asistencia.

TONI MOYA

El caso de Toni Moya es similar. Ha jugado más que Jaume en minutos, pero no en partidos, alcanzando los 36; no ha sido decisivo y ha mostrado su calidad a cuentagotas. Un gol (de bella factura ante el Levante) y cuatro asistencias para el futbolista.

Su presencia en el centro del campo ha estado marcada en varias ocasiones por tomas de decisiones erróneas, pero cuando ha estado a alto nivel ha ofrecido poso y visión de juego. Si da dos pasos adelante (no vale uno solo) puede pelear la titularidad en un equipo que busca el ascenso. Siempre y cuando se eleve el nivel del equipo en general.

FRANCHO SERRANO

Hablar de Francho Serrano es, probablemente, hablar del mejor centrocampista del Real Zaragoza. Una fascitis plantar le llevó a perderse el final de la temporada pasada cuando se hacía imprescindible tras acumular 22 partidos, tres goles y una asistencia.

Este año ha quedado marcado por las lesiones, pero cuando ha estado disponible ha ofrecido derroche, entrega y carreras incombustibles. Francho posee un físico que aguanta 90 minutos de sacrificio a pesar de no ser un futbolista de gran envergadura. Además, cuenta con buena visión de juego, recuperación de balón y llegada.

El zaragozano y zaragocista podría ser titular, si sigue elevando su nivel como cada año, en un equipo que busca ascender. De cara a la próxima temporada, habrá que ver quién compone el centro del campo en el Real Zaragoza, pero tiene boletos para estar en el once de la 2024/25.

MARC AGUADO

En una entrevista con El Periódico de Aragón casi al final de temporada, el centrocampista afirmó que se había quedado “con más ganas de Marc Aguado”. Es el sentir del zaragocismo, que ha visto por ahora en él un futbolista de escasa trascendencia. En sus números, 35 partidos y dos asistencias.

Ahora bien, en el Real Zaragoza tienen plena confianza en que este año haya sido de adaptación al cuadro aragonés. Ciertamente, la característica más destacada de Aguado es la capacidad de leer el fútbol. Más que su calidad o su técnica, que no es superior a la de sus compañeros, posee una cualidad de lectura que pocos futbolistas atesoran en Segunda.

Si a esa capacidad que le lleva a leer pases y recuperaciones en una zona clave se une un paso adelante, potenciar el físico y mayor incidencia en el juego, es válido. Quizá no como titular indiscutible en un equipo que pelea por ascender a Primera, pero sí para formar parte de la plantilla.

RAÚL GUTI

Tristemente, el único que ha demostrado vitola de titular en un Real Zaragoza capacitado para el ascenso a Primera División. El centrocampista, que venía a apuntalar la zona con físico y recorrido, apenas disputó 60 minutos antes de caer lesionado. Su presencia no se puede valorar esta temporada.

Guti es el único centrocampista que termina contrato. Por lo tanto, vuelve al Elche, equipo que posee sus derechos y decide si le quiere o no en el nuevo proyecto.

NUEVAS CARAS

El Real Zaragoza necesitaría dos centrocampistas con la facultad de ser titulares en un proyecto de ascenso a Primera División. Y, a partir de ahí, que crezca una sana competencia entre los que poseen contrato en vigor. Es una zona a apuntalar y de ello es consciente la dirección deportiva del club.