Azón, Mollejo y Quinteros apuntan a ser las bajas zaragocistas ante el Málaga

El resto, incluido Bermejo, que tuvo minutos ante el Alavés; y exceptuando a James, tienen papeletas para viajar
Mollejo corre contra el Andorra
photo_camera El delantero se perderá al menos dos meses de competición. Foto: Real Zaragoza

El Real Zaragoza entra en sus últimos días de preparación para el partido ante el Málaga con las bajas esperadas. Azón, Mollejo y Quinteros no han podido entrenarse con el resto de sus compañeros este viernes, algo que era de esperar por sus lesiones, y serán las bajas zaragocistas ante el Málaga. El resto, incluido Bermejo, que ya tuvo minutos ante el Alavés; y exceptuando a James, tienen todas las papeletas para entrar en la convocatoria. Así lo han dejado ver en su sesión de este viernes en La Romareda.

Lo cierto es que el cuadro de Fran Escribá necesita a todos para vencer al Málaga y no complicarse la vida. Y las bajas de Azón y Mollejo no dejan de ser dolorosas por muy esperadas que fuesen. Por su parte, Quinteros no ha contado prácticamente con minutos desde su llegada al Real Zaragoza, pero los maños pierden al cuarto central. De momento, la pareja Francés – Jair está asentada y Lluís López ha cumplido perfectamente cuando se le ha necesitado, siendo titular en 17 ocasiones.

Más tranquilidad da ver a Sergio Bermejo entrenarse con normalidad en el estadio de La Romareda a tres días para el duelo de Málaga. Al mediapunta se le ha visto realizar los ejercicios con sus compañeros y, en principio, ya estaría recuperado para el duelo. Ante el Alavés ya tuvo minutos, y tras una semana larga, podría volver a la titularidad en La Rosaleda. Habrá que esperar a las próximas sesiones para confirmarlo.

UN MÁLAGA EN CRISIS

Tanto el Málaga como el Real Zaragoza necesitan vencer a toda costa para acercarse a su objetivo que no es otro que la permanencia. En el caso de los andaluces está mucho más complicado, porque de no ganar, la permanencia quedaría como mínimo a ocho puntos. Es la que ahora les distancia de los puestos que garantizan la continuidad en el fútbol profesional, por lo que quizá están ante su última bala. La Rosaleda apunta a tener una buena entrada.

Los maños tienen la necesidad de alejarse de unos puestos de descenso que quedan a cinco puntos. La distancia es amplia, pero no pueden relajarse porque bastaría perder y que Ponferradina y Racing ganasen para que quedase a dos. El Real Zaragoza tiene que salir victorioso y alejar los miedos en una afición que, como mínimo, aspira este año a no pasar apuros.