Autopresión desmedida, desgaste y proyecto deportivo sin resultados: claves de la carta de Sanllehí

Raúl Sanllehí ha escrito una carta de cuatro folios explicando su salida de la dirección general del Real Zaragoza tras dos temporadas en el cargo 
Raúl Sanllehí acudirá a la Asamblea General de La Liga y manifestará la queja del Real Zaragoza con los arbitrajes
photo_camera Sanllehí abandona el Real Zaragoza tras dos temporadas en el cargo

A lo largo de una extensa carta de cuatro folios se ha despedido Raúl Sanllehí del Real Zaragoza, abandonando su posición de director general. No hará declaraciones a medios de comunicación, al menos en rueda de prensa. Una salida que ha podido sorprender este lunes a los aficionados zaragocistas, pero que la realidad es que se lleva cocinando durante tiempo atrás. Y estas son algunas de las claves que da el catalán para explicar su marcha dos años después de su llegada.

Habla Raúl Sanllehí de "temporada cruel" y de estar "muy lejos de cumplir la expectativas del inicio de curso", a pesar de la "gran plantilla, brillantemente confeccionada" por la dirección deportiva encabezada por Juan Carlos Cordero. También de "autopresión desmedida", lesiones estratégicas, e incluso se atreve a nombrar "los goles absurdos" y los recibidos en los minutos finales. Eso sí, deja claro que "la carta no va de excusas ni de justificaciones".

Sanllehí afirma en sus líneas que a pesar de haber vivido momentos "muy duros", no ha existido "ni un sólo día de arrepentimiento". Y eso que define esta temporada como "dura, cruel y extenuante", tanto que en el día a día "los árboles nos tapaban el bosque". Campaña que se ha llevado por delante sus fuerzas de seguir y acrecentando las de "cerrar una etapa" en su vida.

En cuanto a los logros conseguidos, destaca Sanllehí el proyecto de la Nueva Romareda. Eso sí, y en el plano de autocrítica, recuerda que "todos los avances estructurales carecen de importancia sin un rendimiento deportivo acorde". "Esto es fútbol y va de ganar partidos. Esto es el Real Zaragoza y va de ascender a Primera", añade, concluyendo que "el proyecto deportivo no ha dado aún los resultados esperados. Lo hará, lo sé, pero aún no lo ha hecho".

Finalmente, reconoce estar "exhausto y desgastado", considerando que si bien él no es el problema, sí sabe "que no quiere serlo". "Si dando un paso a un lado puedo acercar de algún modo la consecución del gran objetivo final de este club, lo hago sin dudar", explica, comentando además que renuncia al resto de su contrato para que entre "aire nuevo y fresco".

Ahora Sanllehí es historia ya en el Real Zaragoza, marcada en lo deportivo por dos temporadas consecutivas peleando por no descender. Y el club espera anunciar lo antes posibles quién será su sustituto en el organigrama.