Real Valladolid 2-0 Real Zaragoza

Amath liquida al Real Zaragoza de Velázquez (2-0)

Los días de Velázquez al frente del Real Zaragoza parecen contados después de quedar fulminado por el Real Valladolid.
El Real Zaragoza necesita ganar y cortar su mala racha. Foto: LaLiga
photo_camera El Real Zaragoza de Velázquez se cae y necesita reaccionar para alcanzar 50 puntos. Foto: LaLiga

Liquidado. Totalmente sentenciado. El entrenador del Real Zaragoza, Julio Velázquez, queda hundido después de la derrota del cuadro aragonés ante un Valladolid que venció por 2-0 sin grandes alardes. Dos zarpazos de Amath supusieron el entierro definitivo del todavía entrenador zaragocista, incapaz de encontrar una solución. La caída es libre, hay que amarrar cuanto antes los 50 puntos para garantizar la permanencia y pensar en la que viene, porque si no, se avecinan problemas muy serios.

Velázquez afrontaba una nueva final dando una vuelta obligada al once inicial, pero no al sistema. Edgar Badía en portería con la clásica defensa de cinco donde Fran Gámez, anunciado por el técnico, y Valera, se asentaban en los carriles. Regresaba Jair al eje de la zaga, segunda novedad, donde también tenían sitio Lluís y Francés. El debut en la titularidad del canterano Terrer y el regreso de Jaume Grau llamaban la atención en un centro del campo donde también se ubicaba Toni Moya. Arriba, Maikel Mesa e Iván Azón. Amath o Biuk eran hombres peligrosos del Real Valladolid.

El Real Valladolid pudo dejar bien encarrilado el choque en los primeros cinco minutos. A los tres, Monchu se internaba solo en el área, pero el exceso de florituras para terminar perdiendo la pelota cuando se empezaba a sentir el jarro de agua fría. La segunda, en el 5, con fallo defensivo que le permitía rematar totalmente solo por encima de la portería de Badía. Ya se aventuraba por dónde iba a ir el partido y quién tenía la ambición real de ganar. Las jugadas del Pucela eran mucho más peligrosas que las de los maños, que apenas contaba un disparo muy alto de Maikel Mesa y otra que se llevó Azón para provocar una ingente cantidad de rechaces sin rematador. Guion soso, bastante esperado por otra parte.

La diferencia entre ambos conjuntos era abismal a pesar del 0-0 reinante en la primera media hora de juego. Los locales sabían perfectamente lo que querían, y únicamente la mala ejecución implicaba hasta el momento no sumar más que un punto. Por parte de los de Velázquez, la nada más absoluta. Para sacar algo positivo habría que confiar en los fallos del Real Valladolid. Y para algo súper positivo, como le gusta decir al entrenador, un auténtico engaño a la realidad. El Real Zaragoza se encontraba totalmente a merced de su rival, como bien demostraría instantes después.

El chaparrón no se aguantaría ni hasta el descanso, porque llegaría Amath para irse de medio Real Zaragoza y anotar el 1-0 en el 44. Regateó a Fran Gámez, a Lluís López, a Maikel Mesa y a todo avispa que saliese a su paso para disparar y poner el primero. El tanto, sin restar mérito al futbolista vallisoletano, merecía analizar a la defensa del cuadro de Velázquez. A Mesa y a Moya solo les faltó poner una alfombra para su entrada triunfa en el área; a Lluís y a Fran Gámez, algo más intensos, se les vio totalmente desubicados. Y el resto de la zaga asistió al espectáculo casi con palomitas.

Duro golpe de un cuadro aragonés que daba síntomas de equipo muerto. Si lo más preocupante no eran ni los cero disparos a puerta de saldo ni la derrota, sino lo que transmitía, qué preocupante era el cuadro aragonés. Lo que verdaderamente angustiaba era que el Real Zaragoza no transmitiese ni un ápice de vida, de fuelle, de ilusión, de ganas de llevarse el partido. Fin del primer asalto y turno para meditar en los vestuarios.

SEGUNDA PARTE DE SENTENCIA

Valera disparaba por primera vez a puerta en el 46, ya en una segunda mitad que comenzaba sin cambios. Parecía algo mejor el Real Zaragoza en el segundo asalto, pero el gol se le negaba de forma constante. Faltaba acertar en la última decisión y enchufarla. Velázquez, en un nuevo giro, apostaba por Lecoeuche y Enrich. Sin embargo, la reacción real no llegaba. Se entraba en los últimos 20 minutos con un equipo maño que tenía más ganas que argumentos, porque el Valladolid se plantaba bien atrás.

La diferencia de calidad era aplastante. Y el estado de ánimo no se podía ni comparar. Así que Amath, con una potencia de futbolista de Primera, superó a Francés y, ante un Badía impasible, anotó el 2-0 en el 89. Simplemente fue la puntilla, porque el Real Zaragoza no mereció ganar. Y su entrenador, Julio Velázquez, nunca encontró soluciones para ganar un partido desde el principio cuesta arriba. No hay argumentos, no hay mimbres y, desde hace días, no hay a dónde agarrarse para pensar que el conjunto maño puede ganar.

Por consiguiente, Julio Velázquez queda fulminado tras el 2-0 en Pucela. Amath cerró el ataúd fubtolístico de un técnico que nunca fue la solución. Los blanquillos entran en peligro serio, porque faltan todavía trece puntos para conseguir la permanencia matemática. Hay que sacar adelante la temporada y eludir el descenso. Una cuestión que, por supuesto, implica tomar la decisión oportuna en el banquillo para comenzar a apagar el incendio.

FICHA TÉCNICA

Real Valladolid: Masip; Luis Pérez, César Tárrega, Boyomo, Escudero (David Torres, min 91); Iván Sánchez (Meseguer, min 62’), Monchu, Juric; Amath (Salazar, 91’), Biuk (Lucas Rosa, min 75’), Marcos André (Negredo, min 62’).

Real Zaragoza: Edgar Badía; Fran Gámez, Lluís López, Jair (Lecoeuche, min 59’) Francés, Germán Valera; Toni Moya, Jaume Grau (Marc Aguado, min 78’), Terrer (Sergi Enrich, min 59’); Maikel Mesa, Iván Azón (Pau Sans, min 78’).

Árbitro: Quintero González. Amonestó a Jair (min 26’), Iván Sánchez (min 42’), Lecoeuche (min 61’), Marc Aguado (min 81’).

Goles: 1-0, Amath (min 44’); 2-0, Amath (min 88’).