Vaquero dice que las palabras de Nolasco sobre Abascal son una “opinión personal” y no del Gobierno

Vaquero ha realizado estas declaraciones antes de participar en la entrega de los Premios Arex
photo_camera Vaquero ha realizado estas declaraciones antes de participar en la entrega de los Premios Arex

La portavoz del Gobierno de Aragón, Mar Vaquero, ha salido al paso de las declaraciones del vicepresidente Alejandro Nolasco justificando las palabras de Santiago Abascal sobre Pedro Sánchez. Considera la popular que estas opiniones fueron a “título personal” y no se corresponden con las del Ejecutivo, más alineado con la versión del PP nacional.

“El vicepresidente emitió una opinión personal que no se corresponde para nada con las declaraciones del Gobierno de Aragón. Ni siquiera nosotros vamos a entrar a hacer valoraciones sobre declaraciones del vicepresidente sobre su líder. No están dentro del día a día del Gobierno”, ha expuesto.

Además, Vaquero considera que son palabras y expresiones que “nosotros no hemos utilizado” y por las que “no nos tenemos que retractar”. “Si se compartieran, las habríamos hecho nuestras. Cada partido tiene una forma de expresarse, interviene en determinados foros y nuestro presidente nacional opina sobre los hechos de Sánchez y no lo ha hecho en esos términos, como tampoco el presidente Azcón”, ha añadido.

La polémica se generó este lunes cuando el vicepresidente Alejandro Nolasco mostró su apoyo a Abascal, quien previamente había asegurado en Argentina que “habrá un momento en el que el pueblo querrá colgar de los pies a Sánchez”. El también presidente de Vox Teruel mantenía que las declaraciones “no van más allá que decir que los españoles tenemos un inmenso cabreo” y las ha comparado con las recientes actuaciones del Gobierno, como el Pacto de la Ley de Amnistía que garantizó la investidura. “¿Qué es más grave, colgar a alguien de los pies o hacer la traición de trocear y vender España por siete votos? ¿O pactar con los herederos de ETA? No se cuál de las dos cosas es peor”, señalaba Nolasco, comparando esa expresión con “un tirón de orejas o un cachete en el culo”.