Urbanismo estudia cómo permitir la reducción del suelo urbanizable en los PGOU de los pequeños pueblos

La directora general de Urbanismo ha asegurado que está estudiando cómo modificar la LUA para permitir el cambio de los planes general de ordenación urbana de los municipios que quieran reducir su suelo urbanizable. La paralización del desarrollo con la crisis ha hecho que no sea una necesidad este suelo urbanizable "desmedido".

Zaragoza.- La Dirección General de Urbanismo del Gobierno de Aragón está estudiando cómo afrontar la revisión de los planes generales de municipios que ahora ven que su análisis anterior excedía la realidad en cuanto a necesidad de suelo urbanizable, ya que algunos desarrollos urbanísticos se han paralizado. De ahí la necesidad de transformar la Ley de Urbanismo, porque ahora el pequeño municipio con un planeamiento de suelos urbanizables “desmedido”, ha dicho la directora general de Urbanismo, Pilar Lou, “no opta” por ese crecimiento y ha añadido que “siempre apoyará una reflexión para reducirlo”.

Lou ha comparecido en la Comisión de Urbanismo en las Cortes a petición del consejero del ramo, Rafael Fernández de Alarcón, para explicar la recuperación de la figura legal de delimitación de suelo urbano, dada “la gran demanda que se venía haciendo de ello”. Se trata de un término que fue derogado en la modificación de la Ley de Urbanismo en 2009 y que dejó congeladas varias delimitaciones en municipios pequeños.

La delimitación de suelo urbano identifica la zona urbanizable y no urbanizable de las localidades y se tramita en sólo seis meses (a diferencia de los planes generales de ordenación urbana que requieren seis años), así como fija la normativa de las edificaciones. Afectará a los pueblos que tengan no más de 500 u 800 habitantes (más del 70% del territorio), que no tengan plan general de ordenación y a los que tengan paralizadas sus delimitaciones desde 2009.

Esto deberá tener una memoria, tres planos e incluirán una legislación sectorial para el exterior no urbanizable que se referirá a zonas de protección y riesgo (esto último es novedad). El objetivo, ha dicho la directora general de Urbanismo, es “dar oxígeno” a los municipios que no pretendan un desarrollo, sino que su crecimiento es vegetativo y de “supervivencia” y necesitan un “mantenimiento” identificando su suelo.

La directora general de Urbanismo ha asegurado que está estudiando cómo modificar la LUA
La directora general de Urbanismo ha asegurado que está estudiando cómo modificar la LUA

Esto significa simplificar trámites en 181 municipios de menos de 2.000 habitantes sin ninguna figura de planeamiento general que existen en la actualidad en Aragón. Los límites los tendrá el propio municipio en su realidad orográfica y tradicional. “La ley puede poner muchas normas, pero la racionalidad está en nosotros a través del análisis”, ha sentenciado Lou.

Grupos parlamentarios

Manuel Blasco (PAR), José Ramón Ibáñez (PSOE), Gregorio Briz (CHA) y Miguel Aso (IU) han criticado las formas de recuperar esta figura de delimitación en la Ley de Urbanismo sin “consenso”, aunque el primero de ellos la ha justificado por la necesidad “urgente” del cambio.

Algo con lo que ha ironizado el diputado popular Javier Campoy, quien ha manifestado que las quejas actuales son por las formas y “si se hubiera debatido, sería por el fondo”.

Lou ha defendido la diferencia entre la figura de delimitación de suelo con un plan general, respondiendo así a las críticas de Ibáñez de que no había necesidad de recuperarla sino que se podía haber simplificado los planes generales y acusándole de “vender humo”. 

Más en POLÍTICA