La Unidad Adscrita prestará sus servicios de escolta a dos consejeros aragoneses más

Los consejeros de la DGA, a excepción de la presidenta y del titular de Interior, cuentan con escolta privada. Sin embargo, en este mes de octubre vence el contrato con la empresa que presta este servicio. Situación que va a aprovechar el Ejecutivo para que dos consejeros más reciban este tipo de seguridad y así reducir gastos.

Zaragoza.- El contrato que tiene el Gobierno de Aragón con una empresa de escoltas privados vence este mes de octubre. Dentro de la política de reducir el gasto, el Departamento de Política Territorial e Interior ha decidido que dos consejeros más, que por razones de seguridad se desconocen sus nombres, dejen de estar protegidos de forma privada y lo asuma la Unidad Adscrita de la Policía Nacional.

Sin embargo, como ha señalado el titular de esta Consejería, Antonio Suárez, el problema “vuelve a ser la falta de efectivos”. Y es que Aragón cuenta actualmente con 133 agentes de la denominada Unidad Adscrita de la Policía Nacional. Una cifra inferior a los 200 que el acuerdo entre el Gobierno autonómico y de la Nación contemplaba.

Actualmente, tan sólo la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, el consejero de Interior, Antonio Suárez, y el presidente de las Cortes, José Ángel Biel, cuentan con estos servicios.

Es por ello, que, según ha aseverado Suárez, existen competencias como la seguridad de personalidades o de edificios públicos no puede realizarse de forma completa.

No obstante, el consejero está en estos momentos fijando con el Ministerio de Interior la fecha de una reunión para hacer cumplir los 200 efectivos que debería tener la Comunidad. “Mandamos la carta hace un mes y aunque hemos recibido contestación un poco tarde nuestra intención es reunirnos cuanto antes”, ha señalado.

Suárez destacado que en esa reunión va a tratar sólo que se haga real el acuerdo de número de agentes y nada más, ya que su previsión es que después del 22-N con un Gobierno presidido por el popular Mariano Rajoy la situación “mejore” y poder “solicitar otros temas” a quien sea ministro del Interior.

Así se ha referido Suárez durante una visita, junto al director general de Interior, Javier Artajo, a la comisaría de este cuerpo en Zaragoza para conocer su situación. Allí también ha anunciado que espera trasladar a los agentes a comisarías en propiedad y no en alquiler como están en estos momentos.