Pablo Casado apela desde Zaragoza a que los candidatos hagan "una campaña limpia, sin vetos ni boicot"

El precandidato a presidir el PP, Pablo Casado, ha pasado por Zaragoza para dar a conocer su programa. Allí ha lanzado un mensaje contundente a sus compañeros de competición: "Estoy haciendo una campaña limpia, sin llamadas a los presidentes autonómicos y provinciales para que veten y boicoteen los actos de otros candidatos".

Zaragoza.- Un centenar de afiliados del Partido Popular se han reunido en Zaragoza en un desayuno con el precandidato a presidir la formación a nivel nacional, Pablo Casado. Allí ha alertado de que "ya se está produciendo una fractura" en el PP como consecuencia de este proceso. A este respecto, también ha querido lanzar un mensaje directo a los compañeros y rivales, al afirmar: "Estoy haciendo una campaña limpia, sin insultos, sin llamadas a la prensa para criticar a otros candidatos, sin llamadas a los presidentes autonómicos y provinciales para que veten y boicoteen los actos de otros candidatos. Yo estoy haciendo esta campaña, el resto que haga lo que quiera”.

Acompañado por el líder del PP en Aragón, Luis María Beamonte; el presidente de los populares en Zaragoza, Javier Campoy, y el portavoz del partido en el Ayuntamiento, Jorge Azcón, se ha referido a Aragón como una tierra “fundamental”, donde “el PP ganó las últimas elecciones autonómicas y las municipales en esta ciudad”. 

En el acto se ha referido a la “ilusión, la renovación y la unidad del partido” para gobernar y volver a ser el PP de los once millones de votos y que “en las próximas elecciones tengamos mayoría suficiente para que ningún perdedor nos arrebate los sitios en los que los ciudadanos nos dan su confianza”. 

Aunque no ha pedido avales, ha hecho un llamamiento a la libertad de voto de cada uno de los afiliados aragoneses. “Aragón no es de nadie, Zaragoza no es de nadie, ni Teruel, ni Huesca y, por lo tanto, creo que es muy importante que los afiliados del Partido Popular participen y voten a quien consideren”, ha manifestado Pablo Casado. 

El precandidato a presidir el PP en España también ha querido lanzar un mensaje al presidente de España, Pedro Sánchez, y es que asegura que “no vamos a tolerar ninguna política sectaria más porque ya estamos oyendo hablar de acercamiento de presos políticos, de una nueva propuesta de ley de eutanasia”. Y se ha referido a esta nueva etapa socialista como “la vuelta del peor PSOE de Zapatero, que intentaba dividir a la sociedad y levantar muros entre los españoles”. “Yo quiero representar un proyecto de unidad y de integración no solo dentro del partido sino también para todos los españoles”, ha manifestado Casado. 

Casado también ha dirigido unas palabras a la formación naranja para “recuperar un espacio electoral cambiando la política de nuestro partido. Y tenemos que hacerlo siendo ambiciosos y mirando al futuro. No me conformo con los votos que tenemos, quiero volver al partido popular de once millones de votos y para eso tenemos que ir a por Ciudadanos, no a imitarlos, sino a derrotarlos”.

Además, ha hecho autocrítica “constructiva” y se ha referido a la necesidad de una “nueva política”. “He dado la cara en platós cuando había casos de corrupción de personas que yo ni siquiera conocía y si hemos perdido millones de apoyos será por algo habrá sido. Tenemos que conectar con la sociedad, renovarnos, incorporar a los mejores y ser ambiciosos derrotando a los nacionalistas”, ha concluido Casado.

El próximo 1 de julio, Zaragoza recibirá la visita de la precandidata María Dolores de Cospedal y el día 2, la de Soraya Saenz de Santa María. Unos actos a los que también asistirá Luis María Beamonte, aunque se mantiene imparcial y entiende que “debe oír primero a los afiliados, antes de posicionarse”. 

El precandidato a la presidencia del Partido Popular nacional se ha referido a Aragón como una
El precandidato a la presidencia del Partido Popular nacional se ha referido a Aragón como una "tierra fundamental"

Quien sí que ha tomado partido en el asunto es Mario Garcés, que ha asegurado que Pablo Casado es "el mejor candidato a presidente del Partido Popular, la alternativa y voy a estar con él desde el primer día, hasta el último". Y ha afirmado que "tiene muchas posibilidades en Aragón, pese a algunos comentarios que se están haciendo, lo que hay es una ola muy grande para votar a Pablo Casado en la Comunidad".

Casado también ha recibido el apoyo del concejal popular por Zaragoza, Pedro Navarro, quien le ha regalado una medida de la Virgen del Pilar con la bandera de España.

Alrededor de 2.000 afiliados votarán a su candidato en Aragón

El debate se celebrará después del 5 de julio, cuando alrededor de 2.000 afiliados voten a su precandidato en Aragón. Habrá una segunda vuelta, en la que los compromisarios tendrán que avalar el resultado de la primera vuelta en la que participarán en Zaragoza 1.300 afiliados, 530 en Huesca y 350 en la provincia de Teruel.

Para Pablo Casado es “una malísima noticia que hayamos convocado el primer congreso por primarias y haya habido una participación tan baja”. Y ha hecho una crítica al comité organizador del Congreso, “yo soy partidario de que hubieran votado todos los militantes sin necesidad de inscribirse, ni de ir a la sede dos veces, pero las normas son las que son”.

Beamonte también se ha referido a estas cifras que “no difieren mucho del último Congreso”, y es que “la inscripción que se ha producido es la que voluntariamente han decidido los afiliados”.

Casado, contra la violencia machista

El exvicesecretario de Comunicación del PP ha querido referirse al asesinato de Raquel el pasado lunes en Zaragoza, la última víctica de la violencia de género en la Comunidad. “En España no se puede tolerar que siga habiendo este terrorismo doméstico, en Aragón llevábamos muchos meses sin tener que lamentar que una mujer muriera a causa de algo deleznable que tenemos que combatir”.

Y ha querido mandar un mensaje “muy claro a la sociedad aragonesa y española que es que no puede haber ni una víctima más”. También se ha referido al pacto de violencia de género que el último secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, el aragonés Mario Garcés, consiguió impulsar y le pide al nuevo gobierno que “tengan cuanto antes los fondos necesarios para que se ponga en práctica”.