BLANCA SOLANS

"La Ley de Participación Ciudadana acogerá conceptos como la transparencia o las nuevas formas de gobierno abierto"

La directora general de Participación Ciudadana, Acción Exterior y Cooperación, Blanca Solans, defiende la participación ciudadana y cree que la Ley relacionada con esta materia debe también incluir otros conceptos como la transparencia. Apuesta por una acción exterior que no esté solo centrada en las políticas europeas.

Zaragoza.- La directora general de Participación Ciudadana, Acción Exterior y Cooperación, Blanca Solans, trabaja en estas tres áreas que ella misma define como no tan diferentes a lo que inicialmente pueda parecer. De la primera de ellas, participación ciudadana, subraya que sin información la ciudadanía difícilmente puede tener opinión y desvela que una Ley relacionada con esta materia debe también incluir conceptos como la transparencia o las nuevas formas de gobierno.

Con respecto a la acción exterior, el Gobierno de Aragón mirará no solo a Europa sino que también tiene presente otros países, sobre todo aquellos que se encuentran en Latinoamérica. Aboga por seguir manteniendo una representación en Bruselas, aunque reconoce que la manera de estar allí puede ser discutible.

La directora general también apuesta por cambiar el enfoque en la cooperación al desarrollo. Asegura que la asignación presupuestaria obliga a ser más eficientes, a concentrar esfuerzos y a analizar los proyectos.

Pregunta.- ¿Cómo se trabaja en una Dirección General con tres áreas diferenciadas?
Respuesta.- No son tan diferentes como inicialmente parece el título que reza en la Dirección General. En el fondo cuenta con una vocación europeísta y moderna. En el Comité de las Regiones se encuentra un comité denominando de Política Exterior, Cooperación y Ciudadanía, que tiene mucho que ver con la participación ciudadana.

Tiene una vocación que todavía aquí está por conocer, pero que cuando se hace hay mucha gente que entienden que sea así. Hace poco me pasó con el director general de Gobierno Abierto y Nuevas Tecnologías de Navarra, quien me felicitó por tener la suerte de poder llevar a cabo la acción exterior junto con participación ciudadana. Además, cuento con cooperación al desarrollo, que no deja de ser una parte de acción exterior.

P.- ¿Cómo piensa impulsar la participación ciudadana?
R.- La Dirección General nació en la legislatura anterior y con el nuevo Gobierno se consideró que era una cuestión importante a mantener porque la ciudadanía demanda más conexión con la construcción de políticas públicas y con la política en general, por lo que nos pareció un tema importante.

La demanda de participación ciudadana creo que siempre ha estado presente en la sociedad, aunque no haya tenido un reflejo en una dirección general. Desde aquí fomentamos una forma diferente de construir políticas públicas.

Intentamos que políticas del Gobierno, no solo normativas sino también planes o estrategias, se lleven de manera participativa y que los diferentes agentes que tengan algo que contar participen de forma activa antes de que se publiquen en los boletines o comiencen sus procesos legislativos.

La directora general aboga por cambiar el enfoque de la cooperación al desarrollo
La directora general aboga por cambiar el enfoque de la cooperación al desarrollo

P.- ¿Habrá Ley de Participación Ciudadana?
R.- Fue una de las cuestiones que primero anticipó el consejero de Presidencia y Justicia, Roberto Bermúdez de Castro, en su comparecencia en las Cortes de Aragón. Va a sorprender porque esta Ley que inicialmente casi todo el mundo pensaba que iba a ser de participación ciudadana acogerá conceptos muy de moda en el debate político y público como la transparencia o las nuevas formas de gobierno abierto.

Será una norma que tenga no solo cauces de participación ciudadana sino también de transparencia y de conocimiento de datos que el ciudadano quiere saber de las propias políticas de gobierno.

P.- Habla de que esa Ley tendrá una parte relacionada con la transparencia. ¿No habrá entonces una normativa específica para ella?
R.- Estamos todavía valorando esta cuestión. No podría anticipar si serán dos textos normativos diferenciados, pero posiblemente se intentará crear un proyecto conjunto. Difícilmente un ciudadano puede tomar conciencia en lo que quiere participar si no conoce determinados datos o simplemente entiende que no hay suficiente transparencia. Sin información difícilmente se puede tener opinión.

Acción exterior 

P.- ¿Qué estrategia de acción exterior tiene Aragón?
R.- La vocación de acción exterior no solo está centrada en las políticas europeas sino que va más allá. Los lazos entre la Comunidad y los países latinoamericanos son muy interesantes desde el punto de vista empresarial. Hay que impulsar oportunidades y crear un marco donde los agentes económicos y la ciudadanía puedan encontrar márgenes de desarrollo.

P.- ¿Es necesaria la oficina del Gobierno de Aragón en Bruselas?
R.- Bruselas es la capital de la política con mayúsculas. Países que no forman parte del espacio europeo y son candidatos tienen oficina e, incluso, naciones latinoamericanas quieren y apuestan por tener un espacio en la ciudad.

Ignorar la política europea desde las regiones es un error, pero se podría discutir si es necesaria una oficina presencial, compartimentos a través de embajadas o hacerlo de manera itinerante.

La forma a lo mejor habrá que discutirla, pero la representación de las regiones en Europa estará muy presente porque es un proyecto que no solo se concibe con estados.

Solans afirma que los ciudadanos sin información difícilmente pueden tener opinión
Solans afirma que los ciudadanos sin información difícilmente pueden tener opinión

P.- ¿Se han valorado los ofrecimientos de agrupar todas las oficinas delegadas en un mismo edificio?
R.- Realmente se valoró y se hizo saber positivamente. Pero hay que tener en cuenta las circunstancias que heredamos en cada caso concreto. Tenemos una vinculación arrendaticia muy considerable en términos económicos, unos 60.000 euros anuales, que hace aconsejable mantener el contrato de alquiler. La rescisión supondría un desembolso económico considerable.

Hay que tener en cuenta todas las variables que nos hemos encontrado en este momento y nosotros hemos optado por esta vía. No porque la oferta del Estado no sea oportuna sino porque en el caso concreto de Aragón no podemos olvidar la situación contractual que tenemos y que en la etapa anterior se hicieron unas inversiones en obras que hay que amortizar.

Cooperación al desarrollo 

P.- ¿Cómo plantea el Gobierno de Aragón la cooperación al desarrollo en tiempos de crisis?
R.- La cooperación al desarrollo es una parte de la política aragonesa y un reflejo de la sociedad, que es solidaria y lo ha demostrado durante toda su historia y la cooperación es una muestra de ello.

Es un momento complicado, pero desde la Dirección General se intenta cambiar el enfoque. Estoy convencida que aún con un marco presupuestario mucho más favorable no por ello erradicaríamos los problemas de algunos países. Incluso en las etapas más favorables a España se le puso en observación porque destinaba mucho dinero, pero de una manera dispersa, poco organizada y poco coherente.

Estamos en un momento en el que la asignación presupuestaria es menor y ello nos obliga a cambiar el enfoque, a ser más eficientes, a concentrar esfuerzos, a analizar proyectos, a destinar los recursos económicos contando con una información que nos permita acreditar que son los mejores, y a una coordinación con el Estado, las administraciones y las ONG y fundaciones, que son los actores principales en el mundo de la cooperación.