Las Cortes plantan a Vox en el debate sobre inmigración ilegal: "No estamos hablando de ganado"

David Arranz (derecha) se ha referido a conceptos como la "invasión migratoria" y las "élites de Bruselas". Foto: Cortes de Aragón
photo_camera David Arranz (derecha) se ha referido a conceptos como la "invasión migratoria" y las "élites de Bruselas". Foto: Cortes de Aragón

Podríamos ser usted o yo si no tuviésemos un estado de derecho”. “Esta atrocidad es xenófoba, racista, deshumaniza”. “Si se apellidan Ortega Smith o Monasterio, sin problema”. “Tiene un aire conspiranoico”. Son algunas de las reacciones de los partidos políticos de las Cortes de Aragón a la Proposición No de Ley de Vox que pide la expulsión de los inmigrantes ilegales, un bloqueo naval o cesar el apoyo económico de las ONG a Palestina, entre otras cuestiones. Todos han votado en contra, incluido el Partido Popular. La moción se ha llevado también al Ayuntamiento de Huesca, con discursos calcados e idéntico resultado.

El portavoz de Vox en la cámara autonómica, David Arranz, quien ya presentó la propuesta hace unas semanas, se ha defendido distinguiendo entre inmigración legal e ilegal, aludiendo a las “élites globalistas de Bruselas” o la “invasión migratoria”. “Es la llegada de jóvenes sanos en edad militar. Desconocemos sus informes sobre terrorismo yihadista”, ha argumentado, pidiendo poner fin a “todas las ayudas públicas a inmigrantes, asociaciones o endurecer las penas para las mafias”. El debate se ha cortado rápido, lo que ha durado su intervención y la presidenta ha dado paso al diputado del PAR en el Grupo Mixto, Alberto Izquierdo. “No estamos hablando de números ni de ganado, son dramas humanos”, ha contestado.

Tras Izquierdo, se han sucedido las palabras de condena en un ambiente enrarecido. Para Álvaro Sanz (Izquierda Unida), se trata de una forma de “deshumanizar”, mientras que Andoni Corrales (Podemos) ha ironizado con llevar el escrito a la Fiscalía. Pilar Buj, de Aragón-Teruel Existe, lo ha calificado directamente de “pócima de populismo” e Isabel Lasobras (CHA) se ha preguntado si lo que quieren en realidad es que vengan “sin derechos, en silencio y con miedo para poder explotarles”.

Al comienzo de su turno de palabra, a la portavoz socialista Pilimar Zamora le faltaban incluso las palabras: “No es fácil, pensé en guardar silencio. Llevo aquí dos legislaturas y nunca había visto esto, se han cruzado todas las líneas rojas”. Como ya hizo en rueda de prensa, Zamora ha señalado al PP por permitir que se tramite esta proposición, lo que su homóloga popular Silvia Casas ha achacado al reglamento de la cámara. La diputada ha certificado el plantón a sus socios pidiendo abordar fenómenos como la inmigración desde la óptica de los derechos humanos, “con independencia de que hayan llegado o no de forma regular”.

HAMÁS, BILDU Y LAS DISCULPAS A LOS INVITADOS

El debate venía caldeado del punto anterior. La diputada del PSOE, Juana Teresa Guilleme, ha defendido una PNL para el impulso de la Ley de Cultura de la Paz de Aragón, como ya hizo el parlamento al final de la pasada legislatura, con el único voto en contra de Vox. Este jueves, la formación voxista se ha reafirmado en sus postulados. La portavoz, Carmen Rouco, ha tachado de “hipócrita” a la bancada socialista, ya que según sus palabras, “Hamás felicita a Sánchez y pactan con Bildu, los herederos de ETA”.

Tal ha sido la bronca que Marcel Iglesias ha abandonado el escaño visiblemente enfadado. Instantes después, la presidenta Marta Fernández se ha visto obligada a cortar el micrófono a Rouco, que ha consumido su tiempo, si bien es cierto que buena parte del turno de palabra se ha diluido entre las quejas de unos y otros. “No han dejado de interrumpir. Estoy parando a ambas bancadas toda la mañana. No voy a tener un debate paralelo con usted (a Mayte Pérez), presente una queja escrita”, ha dicho Fernández desde su posición.

Quedaba el trámite más sencillo con la explicación de voto, que Guilleme ha aprovechado para pedir perdón al grupo de jóvenes que se encontraba en la tribuna de invitados. Rouco, a su manera, también lo ha hecho: “Perdón por la actitud del PSOE”.

Más en POLÍTICA