Lambán, sobre Sánchez y Puigdemont: “Creo que la amnistía no cabe en la Constitución”

Lambán ha urgido a retomar el debate de la financiación autonómica
photo_camera Lambán ha urgido a retomar el debate de la financiación autonómica

En su primera comparecencia tras ser designado senador autonómico, Javier Lambán se ha metido de lleno en la actualidad política del país. Sobre la amnistía, que centra buena parte de los focos como posible precio a pagar a Junts por la investidura de Pedro Sánchez, ha sido claro: “Creo que no cabe en la Constitución”. Al mismo tiempo, Lambán piensa que Alberto Núñez Feijóo fracasará en su intento y ha preferido no mojarse sobre una posible repetición electoral.

Así ve las cosas el expresidente de Aragón, que ha vuelto a referirse a lo que considera el punto débil de los distintos gobiernos, de uno y otro signo, desde el año 2015. “Están supeditados a los extremos ideológicos o directamente a partidos contrarios a la Constitución” y que dan “pasos hacia la fractura del país”. Como solución, el líder de los socialistas aragoneses siempre ha planteado los pactos de estado entre PP y PSOE, pero a día de hoy lo ve imposible, no así “a medio plazo”.

Y todo esto, a su juicio, tiene repercusiones negativas en Aragón por ser cada vez “más dependientes” de los independentistas vascos y catalanes. Lejos de apostar por la vía actual, Lambán se ha remontado a la aplicación del artículo 155, con el apoyo del PSOE, como la medida “más eficaz” hasta la fecha frente al desafío soberanista en Cataluña. En cualquier caso, no cree tampoco que los socialistas terminen apoyando una Ley de Amnistía, algo que “abriría en una vía de agua en la nave constitucional”.

“SÁNCHEZ SABE LO QUE PIENSO”

Las declaraciones del exmandatario de la DGA ponen de relieve que sigue lejos de los postulados de la dirección de su partido. No es ninguna novedad y él mismo lo admite. “Siempre que (Sánchez) me ha pedido que opine, he opinado. Sabe lo que pienso y no puede llevar a engaño”, ha manifestado, aunque entiende “legítimos” sus esfuerzos para tratar de formar Gobierno e incluso, dada la aritmética parlamentaria, lo ve como “el único posible”. “Iremos viendo los precios del independentismo”, ha advertido también.

Por si acaso, ha querido aclarar que no se formará ningún grupo contrario a Sánchez en el Senado, en el que ahora desembarca. “No”, ni tampoco “se suma ni se resta” a las críticas de parte del socialismo histórico español, y en especial la figura de Alfonso Guerra, que se ha posicionado públicamente contra la amnistía a los detenidos por el Procés catalán, aunque ha valorado que conviene “escuchar” a Guerra y compañía por el papel que desempeñaron en los primeros años de la democracia y la “refundación” del propio PSOE.

EL VIAJE DE YOLANDA DÍAZ A BRUSELAS, “OBSCENO” Y “DEPLORABLE”

En el desarrollo de las negociaciones con Junts y Carles Puigdemont, el segundo partido en discordia de la posible coalición de Gobierno, Sumar, tomó la iniciativa esta semana con una reunión en Bruselas con el propio expresidente de la Generalitat, algo contra lo que Lambán ha cargado con fuerza. “Las procesiones de su lideresa (en referencia a Yolanda Díaz) me han parecido lo más obsceno que se ha visto en España desde que se aprobó la Constitución y echó a andar la democracia. La imagen que damos a Europa es absolutamente deplorable”, ha aseverado.

Al margen del juego por la Moncloa, Lambán ha urgido a retomar el debate de la financiación autonómica, que “debería estar resuelto desde 2014, pero del que Rajoy se desentendió”. Para el ya senador designado por las Cortes, se trata de un asunto “necesario, urgente” y que no se entendería sin que PP, PSOE y las propias autonomías se pusieran de acuerdo.

La actualidad de la Comunidad ha cerrado el particular último baile de Lambán en la Aljafería, aunque ha reiterado que estará presente como secretario general de los socialistas aragoneses hasta 2025, cuando tendrá lugar el siguiente Congreso, al que no se presentará. “Por responsabilidad”, ha preferido no valorar la acción del Gobierno de coalición PP-Vox, con apenas un mes de rodaje, pero sí ha criticado la designación de los directores generales voxistas acusados de hacer apología del franquismo, que para él son directamente “franquistas confesos”.

Más en POLÍTICA