Lambán, sobre el minitrasvase: “Me temo que detrás hay una operación de bastante más envergadura”

El secretario general del PSOE Aragón y expresidente autonómico, Javier Lambán, ha roto su silencio sobre la propuesta del minitrasvase de 5.000 hectáreas de agua del Ebro a Cataluña. 
lamban
photo_camera El secretario general del PSOE Aragón cree que una inversión de esas características no se hace para algo solo temporal. Foto: PSOE Aragón

El secretario general del PSOE Aragón y expresidente autonómico, Javier Lambán, ha roto su silencio sobre la propuesta del minitrasvase de 5.000 hectáreas de agua del Ebro a Cataluña. Lo ha hecho para poner en duda su carácter provisional, con una inversión prevista de entre 60 y 100 millones de euros, porque cree que detrás hay algo más. “Una operación de bastante más envergadura”, sospecha, a la que los socialistas aragoneses se opondrán “radicalmente”.

Las palabras de Lambán se sustentan en lo elevado de esas cantidades. Algo que, sumado a sus informaciones, que no ha querido desvelar; llevará a su partido a estudiarlo. Argumenta que choca directamente contra el Estatuto de Autonomía de la Comunidad, que recoge el compromiso con la reserva hídrica. El expresidente tampoco cree que tenga que ver con un posible pacto entre Pedro Sánchez y los partidos independentistas, ya que no se ha reconocido expresamente, ni tampoco lo ha tratado con la dirección nacional. “Ferraz me suena a un general de las guerras carlistas”, ha ironizado.

Lo que sí tiene claro es que la mayoría de partidos de las Cortes, a excepción de Vox, están en contra. Por ello, ha pedido su opinión al consejero de Agricultura, Ángel Samper. “Me gustaría que se pronunciara una vez se conozca lo que hay detrás”, ha declarad, acusándole de no tener un criterio “nítido” al respecto, como a su propio partido.

Las declaraciones de Lambán han llegado antes de la Ejecutiva Regional de los socialistas aragoneses, donde no ha querido hablar sobre los acuerdos con Junts para sacar adelante los decretos anticrisis. Hasta en tres ocasiones ha recordado que no venía a hablar “de política nacional”. En su lugar, se ha centrado en la actualidad aragonesa con una larga lista de críticas al Ejecutivo de Jorge Azcón. Cree incluso que su imagen vacunándose contra la gripe tiene tintes “trumpistas” o que, a raíz de la alerta por nevadas, dejó a miles de niños sin ir al colegio “por hacerse una foto” en la reunión del Cecop.

Lo que quieren, ha dicho, es “obligar al Gobierno a gobernar”, por lo que desplegarán iniciativas en las Cortes relacionadas con la sanidad, la energía, los regadíos o los incendios forestales. Será mediante comparecencias o proposiciones, ya que creen que ahora hacen “oposición a la oposición” y viven de la herencia recibida. Con todo, critica, no son capaces de gestionar los servicios públicos y augura que tenderán a la privatización.

LAMBÁN INSISTE EN QUE AGOTARÁ SU MANDATO

Otro de los frentes abiertos, que Lambán no ha tardado en cerrar (o aplazar hasta 2025) con sus palabras, es su sucesión en la Secretaría General. Solo su dimisión aceleraría este proceso, algo que no tiene previsto porque se ve con el apoyo mayoritario del partido. “Me están pidiendo que sigan aunque todo el mundo sabe que no seré candidato”, ha añadido. Eso sí, ha confirmado que no asistirá a la Ejecutiva Federal en Galicia, que reunirá este fin de semana a representantes de toda España, esgrimiendo motivos de salud por la quimioterapia.

Su intervención ha servido también para ensalzar el trabajo desde la oposición de Mayte Pérez y Lola Ranera, o de Juan Antonio Sánchez Quero como presidente de la Diputación de Zaragoza, la única gran institución que retuvo el PSOE tras el 28M. Ahora, ha recalcado, el objetivo es “reflexionar” para conseguir volver a gobernar en 2027 al tiempo que se “revitaliza” el partido y se “recupera la moral” después del batacazo electoral del año pasado.

Más en POLÍTICA