La reprobación fallida de la presidenta de las Cortes sube la temperatura en la Aljafería

De antemano, como ha ocurrido cuando se ha intentado señalar a otros cargos del Gobierno o representantes públicos en el pasado, se sabía que la reprobación de la presidenta de las Cortes, Marta Fernández, no iba a salir adelante. Y así ha sido, gracias a los votos del Partido Popular, Vox y el PAR frente al resto de la cámara. 33 a 30. Para lo que sí ha servido este punto del orden del día, con la propia Fernández presente, ha sido para vivir uno de los debates más tensos de los últimos tiempos en la Aljafería. Acusaciones, reproches y hasta fotos desde el estrado de Yolanda Díaz con Puigdemont y Pedro Sánchez con los diputados de Bildu para subir la temperatura de un Pleno que estaba transcurriendo con normalidad.

El motivo de la reprobación no era otro que el incidente con la ministra de Igualdad en funciones, Irene Montero, y la secretaria de Estado de su área, Ángela Rodríguez Pam. De nuevo, los grupos del Gobierno insisten en que Montero negó el saludo a Fernández y Pam, y la oposición opina lo contrario. Sea como fuere, el poso que ha dejado, a juicio de Izquierda Unida, quien ha presentado la moción, es que la presidenta “incumplió su deber” y se inclinó por intereses partidistas. “Quiero que reconozcamos que no se actuó debidamente, qué hubiese pasado si los colores hubiesen sido otros”, ha expuesto su diputado Álvaro Sanz.

Unas palabras a las que se ha sumado Aragón-Teruel Existe y también CHA. De hecho, José Luis Soro ha explicado, de su época como consejero recientemente terminada, que siendo republicano nunca le negó la mano al Rey. Justo después, ha llegado uno de los momentos destacados. “¿Quiere que hablemos de acciones reprobables?”, ha lanzado al aire el portavoz de Vox, Santiago Morón, para después levantar desde la tribuna de oradores dos fotos, una de la reunión entre Yolanda Díaz con el expresidente catalán Carles Puigdemont y otra de la ronda de investidura de Pedro Sánchez con los diputados de Bildu. “Lecciones de democracia, ninguna”, ha dicho justo antes de volver a su asiento.

Santiago Morón enseña la foto de Yolanda Díaz y Puigdemont. Foto: Vox Aragón

EL PSOE LLAMA A AZCÓN “SINDICATO DE VOX”

No se ha quedado ahí la bronca. El PSOE ha señalado tanto a Fernández como al jefe del Ejecutivo, Jorge Azcón, a quien han calificado de “sindicato de Vox” por salir en su defensa con las polémicas de la jefa de la cámara y con el caso de los directores generales acusados de hacer apología del franquismo. Y también por decir, sin preguntárselo nadie, que Irene Montero negó el saludo en el episodio ya de sobra conocido a las puertas del Palacio.

Lo mínimo que le podemos exigir es una buena educación”, ha criticado Marta Gastón sobre la presidenta. A su vez, el PP ha valorado estas palabras como “una falta de respeto” a Azcón y María Navarro se ha encargado de lanzar dardos a toda la bancada de la izquierda. “Aún no tienen la talla moral de admitir que han perdido las elecciones. Señor Sanz, ¿usted va a traer la reprobación de la ministra Montero por la Ley del Solo sí es sí? O quizás, señora (Mayte) Pérez, ¿la de la ministra Ione Belarra por pedir denunciar a Israel ante la corte penal internacional?

Con todo el ruido, PAR y Podemos, que han cedido el turno de palabra del Grupo Mixto a Álvaro Sanz, han explicado los últimos su sentido de voto entre acusaciones de PP, Vox y el PSOE. De los aragonesistas, Izquierdo ha lamentado que se use el hemiciclo para “espectáculos” y Andoni Corrales, diputado de los morados, ha condenado, a imagen de lo sucedido con Fernández y Montero, que Pere Aragonés negara el saludo al presidente del Senado esta misma mañana.

Todavía quedaban pendientes varios choques entre Gastón y Navarro. “No se puede defender lo indefendible”, ha lamentado la exconsejera de Economía. “La mayoría de este parlamento no ha querido reprobarla”, ha zanjado la representante popular. Y a otra cosa.

Más en POLÍTICA