Héctor Tejero: “Hablar de colonias energéticas me parece un error político”

Héctor Tejero Más Madrid
photo_camera Héctor Tejero, de más Madrid, junto a Mónica García. Foto: Más Madrid

El diputado de Más Madrid en la Asamblea regional, Héctor Tejero, deja claro que ni mucho menos quiere dar lecciones sobre el despliegue de las renovables en Aragón, aunque es una voz autorizada para analizarlo, con sus luces y sombras. En 2020, publicó junto a Emilio Santiago el libro “¿Qué hacer en caso de incendio? Manifiesto por el Green New Deal", donde aborda esta y otras cuestiones que pueden marcar el futuro en clave climática.

Tejero tiene claro que a la región aragonesa, como a todas, le queda mucho camino por recorrer por lo tozudo de los datos. Ningún territorio está cerca de producir la energía renovable que necesitará de aquí a veinte años, asegura. Se necesitarán más plantas solares o fotovoltaicas, una realidad entra en conflicto con los paisajes y la biodiversidad que está intrincada con la política por la recurrente crítica desde las regiones periféricas al centralismo español: “es la gota que colma el vaso”. De fondo, este parlamentario urge a crear un marco para regular el despliegue de molinos o placas que tenga en cuenta a todos los agentes implicados en el proceso.

PREGUNTA.- ¿Se puede sintetizar en pocos párrafos el conflicto alrededor del despliegue de las renovables?
RESPUESTA.- La forma más fácil de verlo es que estamos en una crisis climática y hay que renovar completamente la producción y el consumo de energía en nuestro país y todo el mundo. Eso implica instalar muchas renovables. Electrificar el consumo al 100%. Para nuestro país, significa dos cosas. Pasar de un modelo en el que mayormente importamos la energía, sobre todo gas y petróleo, a ‘territorializarla’, producirla en España. Y cambiar un modelo fósil de producción muy concentrada como las centrales térmicas, como las de Teruel, a otro muy disperso, que ocupa mucho espacio y eso genera conflictos. En mi opinión, el principal es que se superpone a la idea de la España Vaciada. Una parte de ellas se van a tener que instalar en esas zonas y eso se ha convertido en la gota que colma el vaso. La transición ecológica tiene que hacerse cargo de todo esto.

P.- La pasada legislatura y esta, el Gobierno de Aragón hace gala de potencia desplegada. En enero, se llegó a decir que la Comunidad producía un 81% de energía renovable. Sin embargo, usted asegura que ninguna región está ni cerca de generar lo que necesitará en 20 años
R.- Hay dos problemas. Tenemos territorios con excedentes en producción de energía eléctrica y otros que son deficitarios. Pero al final, todos lo son en consumo global porque importan muchísima más de la que producen con el gas y el petróleo. Ahora, aunque estén exportando energía eléctrica no hay renovables para todo el consumo que tienen ellos. Cuando se electrifique el transporte y la industria, probablemente se consuma menos y no haga falta tanto petróleo o gas, pero ningún territorio está produciendo más energía de la que va a necesitar.

Héctor Tejero
Tejero tiene claro que a la región aragonesa, como a todas, le queda mucho camino por recorrer por lo tozudo de los datos

P.- ¿Y el otro?
R.- El segundo es dónde ponemos el ‘demos’ energético. Red Eléctrica publica el mapa (de consumo y producción) por comunidades autónomas y a esto se suma que los regionalismos también están estructurados así. Se dice que Aragón exporta porque se va a Cataluña o a Madrid, pero se puede ver de otra forma. Si lo pones a nivel provincial, es posible que Teruel esté produciendo energía para Zaragoza o la provincia para la ciudad. ¿Por qué es importante el déficit autonómico y no el provincial? Por una cuestión política. Todas las comunidades se tienen que adaptar. Madrid, que lo hemos dicho por activa y por pasiva en la Asamblea, solo produce el 5% de la energía que consume. Cambiarlo puede beneficiar a determinadas zonas y, desde un punto de vista confederal y solidario, no queremos que se libre de poner renovables y que vayan a Guadalajara, Segovia o Toledo.

P.- El debate de “renovables sí, pero no así” en Aragón tiene mucho que ver con el impacto paisajístico. ¿Hasta qué punto se puede evitar?
R.- El “renovables sí pero no así” hay que tenerlo en cuenta siempre que no se convierta en una forma de decir “renovables sí pero no aquí”. En mi opinión, el tema del paisaje es el de menor importancia. Los hay de biodiversidad o de otro tipo, de los que sí hay que hacerse cargo. El paisaje no deja de ser una construcción social. Todas las comunidades de este país han pedido un AVE. ¿Eso no tiene impacto paisajístico? Las carreteras y las autovías también. Sin embargo, Teruel Existe en la legislatura anterior pidió, para apoyar el Gobierno del PSOE, que se recuperase la autovía Cuenca-Teruel con una declaración ambiental negativa.

"La gente está dispuesta a soportar impactos si consideran que tienen un retorno"

El problema aquí no es tanto el impacto sino que se haga sin contar con los territorios y sin compensación. La gente está dispuesta a soportar impactos elevados cuando considera que eso genera un retorno. Las grandes empresas lo están haciendo sin hablarlo, sin ponerlo en el contexto de la crisis climática. Si se hiciese de otra forma, estaría más aceptado. Mi pueblo en Burgos tiene molinos desde hace más de veinte años. La primera vez que los vi me pareció mal. Ahora, consciente del impacto del cambio climático y lo que tenemos que hacer, llevo a mi hija a verlos. Se tiene que explicar que ese molino no solo genera electricidad que va a una empresa, que también, sino que es un mecanismo para luchar contra una crisis cuyas repercusiones van a ser peores. En España está habiendo una sequía brutal. ¿Eso no tiene impacto ni daño sobre los cultivos?

Héctor Tejero
Héctor Tejero es un bioinformático activista del cambio climático

P.- Teruel Existe ha hablado textualmente de “invasión”. ¿Se ha podido relacionar ese impacto paisajístico con las malas prácticas de algunas empresas que se están investigando en las Cortes?
R.- Claro. Aragón es uno de los territorios donde peor se han hecho las cosas. Que las renovables sean necesarias no significa que no haya empresas con malas prácticas. Sin conocer todo al detalle, está claro que ha habido segmentación de plantas. Cuando son de menos de 50 megavatios, van por la Comunidad Autónoma y cuando son de más, por el Ministerio. Plantas de 200 se parten en cuatro de 50 para que las gestione la Comunidad. En Madrid pasa al contrario, se juntan. En concreto en Aragón, en el Matarraña y el Maestrazgo se ha hecho mal y quizá da esa sensación de invasión. Hay que impulsar un marco legal que permita hacerlo bien. Lo que no quita que Teruel Existe y otros grupos hayan tomado una posición poco equilibrada, se ha señalado de más a las renovables y han alimentado la oposición. En esos casos, “renovables sí pero no así” se convierte en “renovables no”. Y eso no puede ser.

P.- Jorge Pueyo habló del tema en el Congreso. Le respondió que, siguiendo ese discurso, Aragón debería hacer hueco para pozos petrolíferos por las 3.000 toneladas que importa al año
R.- El concepto de colonia energética no me gusta y me parece un error político. Mucha gente se queja con razón pero esa idea es falsa, una falacia. Todos los territorios importan energía. No puedes decir colonia energética pensando en la electricidad y obviar que hay un pozo petrolífero en Nigeria para que puedas coger tu coche. Es solo mirar una parte del asunto. Vamos a criticar algunas prácticas de las empresas, denunciar que hay comunidades en España que tienen demasiado déficit, pero no hagamos estas cosas. ¿Por qué Aragón es una colonia energética y no es Teruel lo mismo de Zaragoza? El discurso de Pueyo, aunque lo entiendo, se está alimentando de una crítica razonable al excesivo centralismo de España, que también debe cambiar. No le voy a contar lo que tiene que decir pero debería tirar menos de topicazos si de verdad tienen interés por apoyar las renovables, que creo que CHA sí lo tiene.

P.- Se junta siempre con la vertiente política
R.- Y es una crítica que yo comparto. España es demasiado centralista en muchas cosas y hay que evitar que las renovables lo reproduzcan. Mi respuesta pide abandonar el tema del colonialismo energético y separar la crítica del centralismo de otra, la de las malas prácticas, que pueden estar asociadas también a las propias comunidades.

P.- Otro argumento extensible a la izquierda es apostar por las comunidades energéticas. ¿Hasta qué punto lo ve viable?
R.- Por decirlo rápido, no son una alternativa. Son necesarias pero no suficientes. Ni con los consumos energéticos que se están esperando vamos a poder tener autoconsumo y comunidades energéticas para todos. Los tejados no dan ni para el 20% o 30% del consumo energético de las ciudades. ¿Hay que ponerlas? Desde luego, en Más Madrid apostamos por eso, pero simultáneamente se pueden colocar plantas en el suelo. El problema es que esto último es mucho más fácil, solo por los problemas burocráticos.

"El gran drama es que hay que hacerlo sobre la marcha"

Las distribuidoras, que dependen del oligopolio, están poniendo muchos problemas. Todo eso hay que combatirlo y defenderlas. Ahora bien, no se puede hacer la trampa de pensar que, o ponemos plantas de suelo fotovoltaicas y parques eólicos, o tejados solares y comunidades. Son dos cosas distintas y necesarias. Se tiene que hacer a la vez, con orden y planificación pero tampoco se pueden parar todas las plantas eólicas y solares a la vez hasta que nos pongamos de acuerdo. No hay tiempo, en un país donde para la reforma de la financiación autonómica, que es un problema similar, llevamos más de diez años. Hay que crear un marco que ordene esto e impida las malas prácticas, el gran drama es que hay que hacerlo sobre la marcha.

P.- A todo este debate se suma el negacionismo del cambio climático o discursos que defienden las nucleares. Sin ir más lejos, Vox se ha referido a este último en las Cortes de Aragón
R.- Vox oscila entre negar el cambio climático y decir que son ciclos. La nuclear es muy lenta y muy cara de construir. Las renovables son más limpias, baratas y fáciles de poner. Creo que no es necesario. En la COP 28, hubo 20 países que pactaron triplicar la potencia nuclear en 2050 y 121 que acordaron triplicar la de renovables en 2030 porque era mucho más rápido, barato y seguro. Al final, es el juego de no mojarse y buscar un nicho político. No es tanto un debate técnico sino una especie de meme cultural de la derecha. Igual que la gente que sube fotos a Twitter comiendo un chuletón porque le refuerza su identidad cultural. Pues suerte en la vida.

Más en POLÍTICA