La FEMP propone una administración común para municipios de menos de 20.000 habitantes

Una administración común para municipios de menos de 20.000 habitantes. Es una de las fórmulas que está estudiando la FEMP para reorganizar el entramado institucional. La propuesta contempla que esas competencias propias puedan ser asumidas por diputaciones y cabildos insulares pero mantienen su personalidad política.

Madrid (Servimedia).- La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) ha elaborado un informe en el que estudia posibles fórmulas de administración común para municipios de menos de 20.000 habitantes que, en todo caso, conservarán su personalidad política.

Este estudio es uno de los primeros empeños del presidente de la FEMP y alcalde de Sevilla, el popular Juan Ignacio Zoido, que a su llegada a la institución municipalista ya se expresó a favor de concentrar la gestión de servicios de pequeños municipios en entidades supramunicipales como las diputaciones o los cabildos.

El informe, al que ha tenido acceso Servimedia, contempla una lista de 24 competencias que son propias de las administraciones municipales y que en el caso de municipios menores de 20.000 habitantes podrían ser asumidas por las diputaciones y cabildos insulares.

Este documento ha sido remitido por la Federación al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, que bajo la supervisión de Cristóbal Motoro, es el encargado de diseñar la reorganización administrativa con la que el Gobierno quiere mejorar la eficacia de la función pública y ahorrar.

La FEMP contempla la supervivencia de los municipios como instituciones políticas, aunque establece las líneas maestras para el traspaso de su estructura administrativa en favor de otras mayores.

La organización municipal se queja de la falta de delimitación de las competencias locales y reclama un sistema claro de financiación y de cooperación entre municipios que evite duplicidades y mejore la eficacia en la prestación de servicios.

En concreto, la FEMP explicita que la falta de recursos económicos que aqueja a las administraciones locales se debe a la "absoluta desconexión" del sistema de financiación con el de competencias.