El empate PNV-Bildu y la posición clave del PSOE: las elecciones vascas, vistas desde Aragón

El PP ve una "malísima noticia" el crecimiento de Bildu mientras el PSOE asegura que marcará las políticas de progreso e igualdad del Gobierno vasco
pnv
photo_camera Imanol Pradales (PNV) confía en ser elegido nuevo presidente del País Vasco, aunque tendrá que lograr un acuerdo con el PSOE

Durante todo el domingo, todo aquel que no estaba pendiente del Madrid – Barça o de resaca por la victoria del Real Zaragoza en El Alcoraz tenía un puesto un ojo en el País Vasco y en la disputa voto a voto entre PNV y Bildu por un escaño que pueda decantar la balanza para los próximos cuatro años. Un resultado que no deja indiferente a los partidos aragoneses, que se centran en el incremento abertzale, en la posición clave del PSOE o el mantenimiento de Vox.

Así, desde el PP Aragón, la secretaria general, Ana Alós, valora como un “nuevo éxito” de la formación que “logra su objetivo de crecer en votos, porcentaje y escaños”, aunque ello “no oculta” la “malísima noticia” del incremento de Bildu, que achaca al “blanqueamiento de Pedro Sánchez”. “Lo vimos en Galicia con el ascenso de BNG y lo vemos ahora con Bildu: las formaciones independentistas no dejan de crecer desde que Sánchez está en La Moncloa gracias a su apoyo”, ha afirmado.

Mientras, el secretario de Organización del PSOE Aragón, Darío Villagrasa, ha valorado “positivamente” el resultado del PSE, que crece de 10 a 12 diputados y “fortalece su posición de decisión y orientación de las futuras políticas” del Gobierno vasco. “Haciendo un análisis general, mostramos nuestra preocupación porque, entre nacionalistas e independentistas, hayan obtenido 54 de los 75 escaños del Parlamento. El PSOE será decisivo para conformar el Gobierno y marcar políticas de progreso e igualdad en el País Vasco”, ha expuesto.

Desde Vox, su portavoz en las Cortes, Santiago Morón, ha manifestado que, aunque ha revalidado su escaño, “no estamos para celebraciones”. “Son malos resultados para España. Los herederos de ETA y el separatismo que quiere una España rota han ganado. Victoria que no habría sido posible sin la complicidad, por acción u omisión de una amplia mayoría de la clase política nacional”, ha subrayado.

Así, el presidente de CHA, Joaquín Palacín, resalta que el País Vasco “refuerza y consolida” su “sistema propio de partidos políticos”, destacando un “dato revelador”, y es que “la suma de los cuatro partidos de ámbito estatal, en escaños, no llega ni a alcanzar ni a uno de los vascos”. Eso sí, ha lamentado que “la ultraderecha” siga “presente” en el Parlamento.

Para Teruel Existe, su portavoz en las Cortes, Tomás Guitarte, cree que estas elecciones dejan claro que “la ciudadanía quiere atención rigurosa y soluciones a los problemas importantes”, que “ha dejado de lado” las “polémicas independentistas”.

Mientras, Podemos, que continúa su senda negativa tras quedarse también fuera del Parlamento vasco, se ha limitado a desear que el PSOE “no le dé de nuevo el Gobierno a la derecha” y “entienda por fin que está validando el viraje hacia la pérdida de derechos”. El coordinador general de IU, Álvaro Sanz, por su parte, ha insistido en que la sociedad vasca “ha votado mayoritariamente opciones de Izquierda”, aunque reconoce que el resultado de Sumar “no es bueno”. Finalmente, el secretario general del PAR, Alberto Izquierdo, cree que la sociedad debe “reflexionar” por la tendencia “preocupante” de crecimiento de la “izquierda independentista, más radical y que rompe todos los esquemas”, definiendo a Bildu como un “heredero de ETA”.