Celma: “Si Lambán no sabe afrontar el problema de la sequía que pida ayuda”

Para el portavoz popular de Agricultura, Ramón Celma, es “impensable y inadmisible” la “falta de capacidad de respuesta” del Ejecutivo de Lambán
photo_camera Para el portavoz popular de Agricultura, Ramón Celma, es “impensable y inadmisible” la “falta de capacidad de respuesta” del Ejecutivo de Lambán

“La inacción que está demostrando el Gobierno de Lambán ante la situación de sequía extrema que estamos atravesando es un problema añadido para agricultores, ganaderos y para el conjunto de los aragoneses”. Así lo ha denunciado este viernes el portavoz de Agricultura del PP en las Cortes, Ramón Celma, que ha exigido a Lambán que tome medidas, y que “pida ayuda” si “no se ve capaz o no sabe afrontar” esta crisis, ya que “lo único que no puede hacer ante un situación tan grave es no hacer nada”.

En este sentido, Celma ha señalado que “mientras en otras comunidades autónomas y en muchos ayuntamientos se están tomando decisiones” para hacer frente a este grave problema, “el Gobierno de Lambán está otra vez sin hacer nada” ante una situación que, asegura “pone en peligro al sector agrícola y ganadero, al turismo, al sector energético y al conjunto de la sociedad aragonesa”. Por ello, ha insistido en propuestas como ayudas directas y créditos blandos para agricultores y ganaderos, entre otras.

Para el portavoz popular de Agricultura, es “impensable y inadmisible” la “falta de capacidad de respuesta” del Ejecutivo de Lambán, a lo que hay que sumar decisiones como “renunciar a 30 pequeños embalses en el Plan de Cuenca, embalses eliminados y que en situación de sequía prolongada serían profundamente útiles; o reducir 150.000 hectáreas de modernización de regadío donde se hace un uso eficiente del agua”.

DAÑOS IRREVERSIBLES

Además, Celma ha avisado a Lambán de que “la obligación de un gobernante es ayudar a los ciudadanos” y que esta sequía ya está dejando “daños irreversibles” en el campo. “Las pérdidas oscilan entre el 60 y el 100%. En el regadío la preocupación es máxima por las restricciones de agua que van a afectar a la producción de cereal de invierno y van a reducir la superficie sembrada de maíz, girasol y arroz. También la ganadería extensiva, porque no hay pastos y van a tener que alimentar a las ovejas comprando piensos y forrajes. Todo esto va a encarecer la producción y va a repercutir en los precios”, ha explicado Ramón Celma.

Más en POLÍTICA