Pleno de las Cortes

Los diputados del PSOE abandonan el Pleno después de que Azcón llame machista a Álvaro Burrell

El diputado, que niega las acusaciones de Carmen Herrarte, ha contado con el respaldo de su grupo parlamentario
La bancada socialista, vacía
photo_camera La bancada socialista, vacía

El Pleno de las Cortes arranca con bronca. Los diputados del PSOE en la cámara, a excepción de Mayte Pérez y Darío Villagrasa, intervinientes en los primeros dos puntos del día, han abandonado el hemiciclo después de que el presidente Jorge Azcón haya llamado machista a Álvaro Burrell. Este parlamentario fue acusado la semana pasada por Carmen Herrarte sobre unos hechos que habrían tenido lugar durante la Mesa Ampliada de la Comisión de Educación.

El grupo parlamentario se ha quedado en los pasillos hasta que Azcón ha terminado su turno de palabra. Los ha acompañado la representante socialista en la Mesa, Elisa Sancho, quien ha permitido el turno de palabra a Burrell después de que Marta Fernández se haya negado en un principio, algo que sí ha hecho posteriormente el vicepresidente Ramón Celma con la portavoz del PSOE, ante unas nuevas acusaciones de Azcón.

Los diputados del PSOE han seguido la intervención desde fuera
Los diputados del PSOE han seguido la intervención desde fuera

La primera mención a Burrell ha llegado en el punto previo. La popular Elena Allué ha aludido, aunque sin nombrar de forma textual, a este episodio que considera “machista y violento”. De hecho, ha pillado por sorpresa a la mayoría, ya que estaba contestando a Villagrasa por una cuestión totalmente distinta. La presidenta Fernández ha permitido la réplica al parlamentario socialista después de las quejas de Elisa Sancho con el micrófono abierto. “¡Que no lo hubiera dicho!”, se ha podido escuchar. “Las actitudes machistas y de violencia son una invención”, ha respondido después su compañero al PP.

Yo creo que es un machista y ha encontrado la horma de su zapato”, ha asegurado en el siguiente punto Azcón, en referencia a Burrell y Herrarte, pidiendo que “no ocurra más”. El representante socialista en la Comisión de Educación no ha negado en ningún momento haberla llamado “persona sin vergüenza”. De hecho, lo reconoció en un comunicado a las pocas horas de estallar la polémica, aunque sí reitera que no ha tenido comportamientos machistas o violentos. Este lunes se publicó el acta de la sesión, que tuvo lugar a puerta cerrada, un texto provisional y privado que deben aprobar los grupos.
 

Más en POLÍTICA