PLENO DE LAS CORTES

La DGA solicita la Bilateral para tratar el pago de la deuda histórica y los recursos del Gobierno central a leyes aragonesas

El Gobierno de Aragón confía en lograr "avances sustantivos" en la Comisión Bilateral en materias como la financiación autonómica y la deuda histórica con la Comunidad, cifrada en 7.566 millones de euros por el Ejecutivo autonómico. Además, apela a la "lealtad" para resolver la "conflictividad" de los recursos del Gobierno central.

Zaragoza.- La financiación autonómica, con el pago de la deuda histórica del Estado, y los recursos contra leyes aragoneses serán dos de los ejes que el Gobierno de Aragón pretende abordar en la reunión de la Comisión Bilateral que ya ha solicitado, mediante carta, al Gobierno central y de la que espera conseguir "avances sustantivos", a lo largo de la legislatura.

En una interpelación del Partido Aragonés (PAR) en el Pleno de las Cortes, el consejero de Presidencia de la DGA, Vicente Guillén, ha expresado que es "imprescindible" hablar con el Gobierno central de la deuda histórica, las infraestructuras, así como de la "conflictividad" que se ha generado por los recursos presentados ante el Tribunal Constitucional (TC) a leyes que está aprobando el actual Ejecutivo autonómico. Sobre este último asunto, la relación entre ambas administraciones debe basarse en "la lealtad no en la litigiosidad", ha defendido.

Respecto a la financiación autonómica, Guillén ha defendido que el nuevo sistema que se debe aprobar ha de tener en cuenta "el cálculo de los costes reales en la prestación de los servicios públicos en la Comunidad". En este sentido, ha criticado el actual reparto que realiza el Estado donde el 97% del dinero del fondo de garantía se realiza teniendo en cuenta el número de habitantes y no cuestiones estructurales como las que afectan a Aragón -envejecimiento, dispersión territorial y baja densidad de población-.

En respuesta a la interpelación del PAR, el consejero ha informado, de manera pormenorizada, de la deuda histórica que el Estado ha contraído con Aragón en los últimos 30 años y que asciende, según las estimaciones del Ejecutivo, a 7.556 millones de euros. Del total del dinero, 4.887 millones corresponden a infraestructuras, 1.227 millones a Sanidad, 835 millones a mermas tributarias y 535,5 millones a gasto social por dependencia.

Para el Partido Aragonés, estas cifras son revisables, ha manifestado su portavoz adjunta en el Parlamento, María Herrero, quien ha enumerado una serie de comunidades con cantidades de deuda histórica superiores a la estimada en Aragón; entre ellas, Cantabria (32.000 millones de euros) o la Comunidad Valenciana (12.443 millones de euros).

María Herrero ha denunciado también el retraso por parte del Ejecutivo en remitir este informe a la Cámara, que debía haber llegado en el primer semestre de este año, como recogía una iniciativa parlamentaria que se aprobó con el voto afirmativo de todos los grupos, excepto la abstención de Ciudadanos. "Hemos estado perdiendo el tiempo, teníamos que haber hecho ya los deberes e ir a negociar con fuerza y con el apoyo unánime de las Cortes a Madrid", ha valorado, tras manifestar que, ahora, las Cortes tienen todavía que consensuar una posición sobre la deuda histórica del Estado.

La portavoz adjunta del PAR ha sugerido a Guillén que la actuación del Ejecutivo autonómico a la hora de negociar la deuda histórica y la financiación autonómica gire en torno a tres artículos del Estatuto: el 108, donde se habla de un convenio económico-financiero entre Aragón y el Estado; el 90, en el que se fija que la Comisión Bilateral es el órgano para abordar estas cuestiones, y la disposición adicional tercera, que "es el porqué y la razón" del reconocimiento de los derechos históricos aragoneses, más allá del régimen de autonomía.

Y respecto a las cifras de esta deuda, "ya las revisaremos y tenemos que engrosarlas, que ya tendrán tiempo de recortarlas", ha concluido la portavoz aragonesista.

Pacto del agua, Sijena, Canfranc

También quiere hablar el Ejecutivo con el Gobierno central, en la Comisión Bilateral, sobre las obras del Pacto del Agua, el respeto al Plan de Cuenca del Ebro, los incumplimientos judiciales por la Generalitat con las obras de Sijena y las conexiones ferroviarias como el Canfranc, con Zaragoza como nudo logístico del sur de Europa.

En definitiva, ha añadido el consejero Guillén, la "línea de partida" del Ejecutivo autonómico es conseguir que el Gobierno central "trate igual a los iguales".

Más en POLÍTICA