La DGA recalca que la reforma de la planta judicial no supondrá el cierre de juzgados

El Gobierno de Aragón ha asegurado que la reforma de la planta judicial no significará que se cierren juzgados en el territorio y ha abogado por su especialización. Además, quiere llevar una postura consensuada a Madrid con los agentes implicados y los grupos parlamentarios antes del verano.

Zaragoza.- El Gobierno de Aragón ha subrayado que la reforma de la planta judicial no significará que se cierren edificios judiciales ni que se reduzcan las inversiones. No obstante, el consejero de Justicia, Roberto Bermúdez de Castro, ha apostado por buscar su especialización.

Bermúdez de Castro ha recordado que el informe del Consejo General del Poder Judicial “no es vinculante” y ha incidido en que no es competencia del Gobierno de Aragón “recortar en los partidos judiciales”.

El consejero ha afirmado que la intención del Ejecutivo autonómico es llevar a Madrid una posición consensuada con los agentes implicados y con los grupos parlamentarios. Una postura que debería estar para antes del verano.

Bermúdez de Castro ha realizado estas declaraciones durante una interpelación parlamentaria sobre la política general del Gobierno de Aragón en relación con la planta judicial, formulada por el Grupo Parlamentario Chunta Aragonesista.

La portavoz de CHA, Nieves Ibeas, le ha recordado al consejero “el rechazo de las comarcas” a esta reforma, que considera que en la Comunidad es “complicar mucho más la vida a los que residen en el mundo rural”. La formación ha reiterado su propuesta de crear en las Cortes de Aragón una Comisión Especial de Estudio de la Justicia con el objetivo de prestar un mejor servicio.