La Casa Palestina de Aragón pide al ministro Albares “frenar una masacre nunca antes vista”

Las firmas para el alto el fuego y el reconocimiento del estado palestino llegarán al Ministerio de Exteriores
2.000 personas y cerca de 60 asociaciones han firmado el manifiesto
photo_camera 2.000 personas y cerca de 60 asociaciones han firmado el manifiesto

Aragón se mueve por Palestina. Más de 2.000 particulares y entre 50 y 60 entidades sociales, donde se encuentran partidos políticos, sindicatos o incluso asociaciones vecinales, han firmado el manifiesto que la Casa Palestina entregará el viernes en el Ministerio de Exteriores. Así lo han desvelado este lunes miembros del movimiento Aragón con Palestina acompañados del diputado de Sumar-CHA por Zaragoza, Jorge Pueyo. Este texto exige el alto el fuego, reconocer el estado palestino y que el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu comparezca ante la Corte Penal Internacional.

Según ha explicado Pueyo, el documento fue elaborado antes de la denuncia de Sudáfrica, uno de los movimientos más significativos en la comunidad internacional alrededor del conflicto, que se ha cobrado la vida de más de 27.000 gazatíes, de los que 11.000 son menores de edad y muchos de ellos niños. También se recoge por escrito la petición de sanciones económicas y diplomáticas a Israel, tal como ha sucedido con Rusia, y el cese del comercio de armas, al menos, hasta que cumplan con la legislación internacional. Asimismo, demandan restablecer los servicios básicos en el territorio palestino, facilitar el acceso a la ayuda humanitaria o devolver el territorio ocupado por el ejército de Israel tanto en Gaza como en Cisjordania.

Respecto a la postura del Gobierno de España, el diputado ha asegurado que “no es suficiente” con el primer paso del reconocimiento verbal del “genocidio” ni tampoco “coherente” mientras no se corte el flujo de munición, por lo que exigirán respuestas al responsable de Exteriores, José Manuel Albares. Para Pueyo, esta recogida de firmas supone “hacer llegar a Madrid” el sentir de los aragoneses.

En representación de la Casa Palestina, Ibrahim Abiat ha hecho hincapié en los últimos bombardeos. “Desde hace cuatro meses”, señala, Israel ha desplazado al sur a la población civil, la zona “que ahora están atacando”. “Tenemos que frenar una masacre de dimensiones nunca vistas”, insiste.

LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

Hay países, caso de la mencionada Sudáfrica, que sí han tomado partido. No obstante, Abiat considera que en la práctica “nada ha cambiado” de la “matanza en vivo” que dice estar presenciando. Desde Aragón, eso sí, la comunidad palestina mira con atención el desarrollo de la denuncia sudafricana por genocidio y crímenes de guerra ante la Corte Internacional de Justicia, así como un posible veto de Estados Unidos si hay una resolución que acredite estas acusaciones.

Mientras tanto, para los palestinos en el exterior resulta “prácticamente imposible” contactar con sus familiares y amigos, sobre todo en Gaza pero también en Cisjordania. Tampoco han ayudado, añaden, los recortes en cooperación en la DGA, Huesca y, próximamente, Zaragoza. “Afecta y mucho”, ha declarado Abiat, sobre lo que considera “un castigo añadido”. Estas posturas, ha añadido Jorge Pueyo, difieren “y mucho” con el Gobierno Central: “es una cuestión de humanidad, hay gestos como que la propia Ayuso entregue una medalla a Israel”.

Las cifras de muertos pesan pero ambos piden poner el foco “en el discurso de deshumanización” o en el hecho de que no se ataquen posiciones militares y sí hospitales, guarderías o viviendas. “No hablamos de genocidio a la ligera”, ha concluido Pueyo
 

Más en POLÍTICA