ELECCIONES EUROPEAS

Beatriz Allueva, una joven zaragozana desde el corazón de Europa: “Es importantísimo ir a votar”

Más de un millón de aragoneses están llamados a votar este domingo en unas elecciones europeas que llegan en un momento trascendental para el continente
bea-comision-europea
photo_camera Beatriz llegó a Bruselas para unas prácticas de cinco meses y ya lleva seis años viviendo y trabajando en la "capital" del continente

Europa decide este fin de semana en unas elecciones europeas que aparecen en un momento clave para el viejo continente, con una guerra en sus fronteras y en medio de una transición ecológica y energética que marcará el futuro. En Aragón, más de un millón de ciudadanos están llamados a las urnas, aunque otros lo vivirán desde el mismo corazón de Bruselas. Es el caso de Beatriz Allueva y Álava, una joven zaragozana que lleva seis años viviendo y trabajando en Bruselas, cinco de ellos en la Comisión Europea, y que advierte del momento trascendental en el que llegan los comicios.

Bea se graduó en Periodismo en Zaragoza en 2016, aunque fue un Erasmus en Alemania la que despertó su vocación internacional y europea. Llegó a Bruselas en 2018 “para cinco meses” para hacer las prácticas en el Parlamento Europeo, que se han convertido en seis años en la capital de Europa. Su trabajo en la Comisión Europa se centra en hacer seguimiento de los programas de cohesión, la inversión más importante de la institución, y su implementación a través de reuniones internas y webinars.

Así, serán las segundas elecciones que Beatriz viva en Bruselas, con unas primeras en 2019 marcadas por el Brexit, y ahora con una guerra que ya se prolonga por dos años y medio. “Todos los años dicen que es muy importante votar y es verdad, pero este año creo que es muchísimo más. Se siente en las fronteras, y estamos viendo que la democracia quizá no es tan fuerte como pensábamos. Es una situación política bastante difícil y debemos ir a votar para demostrar que la democracia tiene poder, y ese poder se demuestra en las urnas”, cuenta.

Pero si en algo quiere incidir Bea es en la importancia de las decisiones que se toman en Bruselas también para el día a día de los ciudadanos. “Cuando me fui de Erasmus en 2015 no existía el roaming. Me tuve que comprar una tarjeta con número alemán. Ahora se puede viajar sin ese problema. Hace falta más visibilización. También hay leyes y normas que nos afectan a todos. Hay que abrir los ojos y darse cuenta de que lo que se decide en Bruselas nos afecta en el día a día”, destaca.

De hecho, los últimos años han sido una prueba de la fortaleza de la Unión Europea y su servicio a la ciudadanía, desde facilitar la compra y el desarrollo de vacunas contra el Covid-19 hasta la inyección de fondos, y eso es lo que se decide el 9 de junio. “Creo que, en este periodo, la Unión Europea ganó muchísima más visibilidad. A veces no relacionamos que esto viene de la Unión Europea. Somos nosotros los que elegimos quién nos representa. A veces leemos que 'Bruselas decide tal'. Bruselas no elige, somos nosotros los que elegimos”, añade.

Más en POLÍTICA