Azcón cree que el cese de Rubiales puede ser una oportunidad para reforzar la candidatura al Mundial

Azcón y Chueca mantendrán próximamente una reunión con el nuevo presidente de la RFEF
photo_camera Azcón y Chueca mantendrán próximamente una reunión con el nuevo presidente de la RFEF

El presidente de Aragón, Jorge Azcón, espera y confía en que la salida de Luis Rubiales al frente de la RFEF pueda ser una “oportunidad” para reforzar la candidatura de España al Mundial 2030 y la posición de Zaragoza como una de las sedes de peso. El líder popular reconoce observar con “extraordinaria preocupación” todo lo ocurrido en torno a la suspensión del máximo dirigente del fútbol profesional, que fue inhabilitado por la FIFA durante al menos 90 días.

En este sentido, Azcón ha anunciado que tanto él como la alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, mantendrán próximamente una reunión con el nuevo presidente, Pedro Rocha, para defender la candidatura de la capital aragonesa como una de las “importantes sedes oficiales” de ese torneo. “La Presidencia de la RFEF va a tener que cambiar y estoy convencido de que puede ser una oportunidad para reforzar la candidatura y la posición de Zaragoza. Quiero pensar que un rápido cambio en la RFEF no tiene por qué afectar a la candidatura”, ha sostenido.

De hecho, la propia Chueca mostraba el pasado viernes su confianza respecto a que el sucesor de Rubiales mantenga en pie la candidatura y siga contando con la capital aragonesa como una de las sedes del Mundial. “No puede quedar fuera dado que cumplimos todos los requisitos”, ha declarado Chueca sobre la esta cuestión, haciendo referencia asimismo a la “ubicación estratégica” de la ciudad. “Hace que sea uno de los mejores lugares para ser sede”, ha añadido.

Estas palabras de Azcón llegan en su primer acto oficial ante los medios como presidente de Aragón y después de una semana de un terremoto de escala mayúscula en el seno de la RFEF sobre el futuro de su presidente. Finalmente, y tras negarse a dimitir a gritos en medio de su Asamblea y con prácticamente todo el fútbol español en contra, la FIFA suspendió a Rubiales “de toda actividad relacionada con el fútbol” e incluso a contactar con Jenni Hermoso.