La plaza del Pilar se funde en un emotivo Abrazo Jotero para despedir las fiestas

Este domingo 200 joteros y joteras han participado en el Abrazo Jotero, un emotivo acto que trata crear lazos y vínculos alrededor del canto y baile aragonés
photo_camera Este domingo 200 joteros y joteras han participado en el Abrazo Jotero, un emotivo acto que trata crear lazos y vínculos alrededor del canto y baile aragonés

Dice la canción que “no hay jota como la aragonesa, que enciende la sangre y el mundo embelesa”. Y es que así ha quedado la plaza del Pilar de Zaragoza al ver actuar en la tarde de este domingo a los 200 joteros y joteras que han participado en el Abrazo Jotero, un emotivo acto que trata crear lazos y vínculos alrededor del canto y baile aragonés.

Una Virgen del Pilar estaba atenta ante las letras que le dedicaban, que resonaban en todo el salón de la ciudad junto a los acordes de las bandurrias y los picados de las alpargatas. A más de uno en el público se le escapaban las lágrimas cuando en el escenario de la Fuente de la Hispanidad aparecía ese ser tan querido al que le dedicaba una mirada cómplice. Desde el otro lado, en el imponente escenario, se dejaba notar la adrenalina de actuar ante una multitud expectante, entre los que había diversas figuras de la corporación municipal.

El Orgullo era la palabra que más se repetía entre los joteros cuando el presentador valdealgorfano Marc Pardo les preguntaba que significaba para ellos actuar en el Abrazo Jotero. Y es que tanto pequeños como mayores coincidían que la jota es una manera de expresarse para la que no hay edad.

Durante la tarde se han vivido diversos momentos de recuerdo a los seres queridos que ya no están pero que siguen cantando desde el cielo y un homenaje a aquellos que siguen dando su vida por la jota a pesar de que la salud no juega siempre a su favor. Sin embargo, los que se han robado el corazón del público han sido los pequeños hermanos, que acompañados de unos padres emocionados, han subido al escenario a cantar y a bailar con mucho arte, sin fallar ni una sola castañuela.

Y como dicen en clave de jota, esta ha sido “la despedida” de una intensa semana en la que los zaragozanos han cantado, han bailado, se han vestido de baturros y lo han dado todo en cada concierto durante estas fiestas en honor a la Virgen del Pilar.

Más en #PILAR