Un proyecto europeo presenta resultados prometedores para eliminar el residuo líquido del lindano

Lambán anunció en el último Debate sobre el Estado de la Comunidad que el desmantelamiento de Inquinosa se produciría a lo largo de 2023
photo_camera Lambán anunció en el último Debate sobre el Estado de la Comunidad que el desmantelamiento de Inquinosa se produciría a lo largo de 2023

El proyecto LIFE Surfing finaliza con resultados prometedores para la eliminación del residuo líquido del lindano en Bailín gracias al uso de surfactantes y oxidantes, que permitirán reducir en 10 veces el tiempo necesario para la eliminación de este contaminante. Se trata de una iniciativa del programa LIFE de la Unión Europea, coordinado por el Gobierno de Aragón y que se inició en 2019 y finaliza en diciembre de 2023, y que ha permitido crear un modelo replicable a otros entornos, como ha destacado el consejero de Medio Ambiente y Turismo, Manuel Blasco.

Gracias a este proyecto, en el que se han invertido dos millones de euros, financiado al 60% por la Unión Europea, se ha desarrollado una técnica que permite eliminar el residuo líquido denso y pastoso del lindano (denominado Dnapl) mediante la acción de surfactantes (jabones industriales) y oxidantes, que se inyectan en el terreno a través de sondeos para que actúen sobre el contaminante y lo degraden.

La prueba se ha desarrollado en el emplazamiento de Bailín. Entre 2019 y 2022 se han realizado actuaciones preparatorias: ensayos de laboratorio, construcción de infraestructuras y sondeos, instalación de equipos y pruebas hidrogeológicas previas. El ensayo, consistente en una prueba piloto de campo, se ha ejecutado entre los meses de mayo y octubre de 2022 en dos fases.

En la primera fase, denominada SEAR, se ha inyectado agua con surfactantes (jabones industriales), que mejoran la solubilidad del Dnapl residual y facilitan su acumulación en el fondo de los sondeos, para su posterior extracción y tratamiento en las instalaciones diseñadas para este ensayo en el mismo vertedero de Bailín. En la segunda fase, denominada “S-ISCO”, se ha tratado el Dnapl remanente en la roca, directamente dentro del terreno (in-situ), mediante la inyección en sondeos de agua con surfactantes y oxidantes, que favorecen la disolución del Dnapl y su eliminación.

En el conjunto de los ensayos se han eliminado del acuífero de Bailín 240 kilogramos de Dnapl. Esta técnica reduce en más de 10 veces los tiempos de tratamiento, lo que acorta el horizonte temporal de eliminación del residuo líquido a un periodo de tiempo a medio plazo. La fase densa es actualmente el principal foco de riesgo de contaminación del acuífero de Bailín y del río Gállego. Su eliminación supondría un hito, minimizando los riesgos para los usos de boca y riego en la cuenca del Gállego.

En el proyecto se ha analizado también la transferibilidad de la técnica a otros emplazamientos con distintas condiciones geológicas, quedando confirmada la aplicabilidad en el acuífero detrítico de Sardas, donde ya se han realizado los primeros ensayos con resultados satisfactorios.