El sol y el calor se despiden de Aragón a partir del jueves con lluvias en las tres provincias

Según la Agencia Estatal de Meteorología las temperaturas descenderán a mitad de semana.
La lluvia descargará sobre las tres capitales aragonesas.
photo_camera La lluvia descargará sobre las tres capitales aragonesas.

Tras un fin de semana con temperaturas poco habituales para esta época del año, el inicio de la semana que viene se presenta aún con los termómetros altos y con días soleados en las tres capitales aragonesas. Según la Agencia Estatal de Meteorología no será hasta el jueves cuando las nubes aparezcan en los cielos aragoneses y descarguen la lluvia. Todo esto acompañado de un descenso de las temperaturas.

Según la previsión de la Aemet, los termómetros de Zaragoza alcanzarán los 18 grados de máxima y los 5 de mínima durante los tres primeros días de la semana, con rachas de viento de hasta 25 kilómetros por hora. La capital oscense tendrá 18 grados de máxima el lunes e irá descendiendo sutilmente a medida que pasen los días y llegará a los tres grados de mínima. En Teruel, el lunes marcará los 16 grados de máxima y los cero de mínima, aunque el miércoles podrá alcanzar los 21 grados.

A partir del jueves, el tiempo cambiará de golpe en las tres capitales aragonesas transformando los cielos soleados por cielos cubiertos. Aunque Zaragoza llegue a los 21 grados el jueves, la lluvia descargará con fuerza sobre la ciudad. El viernes también lloverá ligeramente, pero el sol saldrá tímidamente para volverse a ocultar el sábado, cuando la lluvia caerá de nuevo.

Huesca tendrá un caso similar, a partir del jueves las precipitaciones serán las protagonistas hasta el fin de semana con cielos muy cubiertos y los termómetros caerán hasta llegar a los ocho grados de máxima el sábado. En Teruel las precipitaciones no serán tan consistentes, habrá intervalos nubosos con escasa lluvia el jueves y el sábado estará nublado con alguna precipitación. Los termómetros turolenses caerán hasta los 10 grados de máxima el viernes y sábado.

Una semana con cambios drásticos en el tiempo a mitad de la misma, donde las precipitaciones descargarán en las tres ciudades y las temperaturas volverán a ser las propias del invierno al llegar el sábado.