René Sanz: “El aluminio es un aliado medioambiental y el futuro no se entiende sin su uso”

En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, el director de Sostenibilidad, Economía Circular y Relaciones Institucionales de Itesal resalta la importancia de seguir cuidando el planeta con prácticas sostenibles
photo_camera El director de Sostenibilidad, Economía Circular y Relaciones Institucionales de Itesal, René Sanz

Minimizar el impacto medioambiental es algo que la empresa zaragozana de soluciones de aluminio Itesal siempre ha tenido en mente desde su fundación en 1992. Con el incremento de los efectos del cambio climático, la empresa trata de reducir su huella de carbono y actualmente tan solo emite 4 kilos de CO2 por 2 kilos de aluminio producido. Así, Itesal se convierte en una de las empresas con una menor Declaración Ambiental de Producto en el sector.

En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, el director de Sostenibilidad, Economía Circular y Relaciones Institucionales de Itesal, René Sanz, resalta la importancia de seguir cuidando el planeta con prácticas sostenibles. Por ello, la empresa se ha comprometido firmemente con la reutilización del aluminio a través de su producto Eternalum, una aleación de aluminio 100% reutilizable. Con este proyecto, Itesal demuestra que es posible que una empresa sea rentable y responsable, transformando cada acción en un paso hacia un planeta más saludable.

PREGUNTA.- Este 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente. ¿Cuál es el compromiso de Itesal con el medio ambiente y qué acciones se desarrollan en ese sentido?
RESPUESTA.- La sostenibilidad es un concepto que últimamente está muy de moda, pero Itesal siempre ha tenido muy claro su compromiso con el medio ambiente. Nuestro modelo de negocio está basado en el aluminio, que es el tercer elemento más abundante en la tierra tras el oxígeno y el silicio. La materia prima es la bauxita y no tiene ningún riesgo de agotamiento porque es infinitamente reciclable y necesita una inversión de energía muy inferior a la necesaria para obtenerla de materia prima.

Itesal siempre ha tenido muy claro su compromiso con el medio ambiente

En este sector normalmente no siempre se ha priorizado la sostenibilidad ya que, tras la crisis de 2008, entraron en juego materiales alternativos más económicos para fabricar ventanas como es el PVC y muchas empresas decidieron jugar las cartas del aluminio y del PVC. Itesal siempre ha sido muy coherente en eso y nunca hemos entrado en caminos paralelos que se alejan de la sostenibilidad. Lo venimos haciendo desde 1992, que es cuando empieza su actividad Itesal. Por una parte, tenemos unos principios y unos valores claros y, por otra parte, hay un problema evidente que es el cambio climático con un aumento de temperatura y que está haciendo desaparecer algunos ecosistemas como los glaciares. Por lo tanto, Itesal siempre lo ha tenido claro y no va a cambiar ahora precisamente, cuando más necesidad hay de cuidar el medio ambiente.

rene
Sanz explica que el aluminio es un aliado medioambiental y el futuro no se entiende sin su uso

P.- ¿Por qué es importante que empresas como Itesal trabajen en materia de sostenibilidad? ¿Qué acciones se desarrollan en la empresa para cuidar el medio ambiente?
R.- Hay que tener en cuenta que nuestra materia prima no produce un problema medioambiental. Ya sea un fuselaje de un tren, las patas de una mesa o la cabina de un avión, cuando lleguen al final de su ciclo de vida, ese material sigue siendo tan rentable que se va a reciclar. Por lo tanto, desde ese punto de vista Itesal, en cuanto a producto y materia prima, es sostenible y además cuida el medio ambiente.

Nuestra materia prima no produce un problema medioambiental

Por otro lado, siempre hemos ido unos pasos por delante cuando casi nadie hablaba de sostenibilidad. Nosotros no teníamos generación propia de energía y ahora tenemos todas las naves cubiertas con placas fotovoltaicas. Somos capaces de producir casi un cuarto de la energía que gastamos y no podemos poner más por espacio insuficiente. No obstante, incluso antes de tener placas, Itesal ya se preocupaba de obtener toda la energía procedente de renovables. Además, tienes que ser muy eficiente en el uso de esa energía, porque si es renovable pero no eres eficiente, estás gastando más energía de la que necesitas.

P.- En ese sentido, Itesal tiene una de la Declaración Ambiental de Producto más baja del sector
R.- La eficiencia de los procesos es muy importante. Nosotros lo venimos midiendo desde hace tiempo y hay un documento que lo verifica, que es la Declaración Ambiental de Producto (DAP), donde aparte de medir los impactos medioambientales, como las emisiones de CO2, mides también es la eficiencia de tus procesos.

rene-sanz
René Sanz asegura que Itesal tiene un producto muy sostenible

Nosotros tenemos un producto muy sostenible con una muy baja huella de carbono. ¿Cuánto de baja? Pues mira, el país que más aluminio produce es China y para fabricar 1 kilo de aluminio, emite alrededor de 26 kilos de CO2. La media europea está en 6 kilos de CO2 por kilo de aluminio. En Itesal solamente emitimos 4 kilos de CO2 por dos kilos de aluminio producido. Con respecto a la energía que nosotros no consumimos gracias a nuestra eficiencia, la ponemos a disposición del mercado para que otras empresas puedan utilizarla. Por lo tanto, somos una empresa muy responsable en ese ámbito.

La media europea está en 6 kilos de CO2 por kilo de aluminio. En Itesal solamente emitimos 4 kilos de CO2 por dos kilos de aluminio producido

P.- Uno de los productos más recientes de Itesal es Eternalum. ¿Cuáles son sus características y cuál es su impacto medioambiental?
R.- El aluminio tiene mucha durabilidad y reparabilidad, por lo que siempre es reciclable. Digamos que cuando nosotros obstruimos con la prensa, la primera parte del aluminio no es útil, pero no se tira porque es un recurso muy valioso. No ha tenido una vida donde amortizar los impactos medioambientales producidos durante su fabricación, extracción de material o transporte, por lo que se prensa, se funde y viene otra vez en modo de tocho. Se trata de un aluminio de proceso, que cuando lo fundes y lo conviertes en un nuevo producto, ya arrancas desde un punto de partida más sostenible que el que ha venido de materia prima abstractiva.

Por eso nosotros lanzamos al mercado Eternalum, una aleación de aluminio 100% reciclado de postconsumo que tiene los mismos beneficios que un aluminio recién extraído y que garantiza cerrar el ciclo virtuoso de la sostenibilidad, ya que el impacto medioambiental de su producción es solamente un 5% respecto al aluminio primario. De hecho, con Eternalum llegamos a emitir menos de 1 kilo de CO2 por kilo de aluminio. Es un avance enorme, y además otra ventaja muy grande es que podrás reciclarlo otra vez. El aluminio es un aliado medioambiental y el futuro no se entiende sin su uso.