Prueban un tratamiento contra las plagas de mosquitos en los arrozales monegrinos

Los campos de cultivo monegrinos ya no sufrirán por las plagas de mosquitos. Un nuevo tratamiento ha sido aplicado esta mañana en varios arrozales situados en el municipio de Torralba de Aragón para probar su eficacia. La iniciativa es fruto de la colaboración de la empresa Monegros Servicios Medioambientales y la Universidad de Zaragoza.

Huesca.- Un nuevo tratamiento prueba su eficacia en distintos arrozales de la Comarca de Monegros con el fin de paliar el problema existente con las poblaciones de mosquitos. La iniciativa, fruto de la colaboración de la empresa Monegros Servicios Medioambientales y la Universidad de Zaragoza, se ha puesto hoy en marcha con la ayuda de un helicóptero que ha sobrevolado los campos de arroz.

Los arrozales en los que se ha aplicado este tratamiento están situados en el término municipal de Torralba de Aragón. A través de esta primera aplicación se evaluará la eficacia de una nueva formulación para el control de las poblaciones de mosquitos.

La empresa pública Monegros Servicios Medioambientales, la Universidad de Zaragoza y la multinacional Kenogard son las encargadas de poner en práctica estas pruebas en los campos monegrinos. Los trabajos están siendo dirigidos por el Dr. Heiko Kotter, investigador alemán.

Este nuevo tratamiento para los insectos, responde a una fórmula predeterminada. La materia activa utilizada, que es una combinación de dos bacterias, es muy específica y solo actúa contra las larvas de culícidos, simúlidos y quironómidos. El profesor de Patología de la Universidad de Zaragoza, Nacho Ruiz, ha explicado que “se aplica en forma de granulado y es ingerida por las larvas de estos insectos a las que les produce unas alteraciones digestivas que les provoca la muerte. Se trata de un producto inocuo para el resto de especies”.

El objetivo del estudio después de aplicar el tratamiento es “conocer la eficacia del producto así como determinar las dosis adecuadas y para ello, se realizará un estudio de control en las 24 y 48 horas posteriores”, ha indicado Ruiz. Estas experimentaciones son muy importantes ya que cada vez se está restringiendo más la utilización de insecticidas químicos convencionales y es necesario apostar por la investigación con productos biológicos más respetuosos con el medio ambiente.

El consejero comarcal de Medio Ambiente, Mario Frauca, ha señalado la importancia de la colaboración entre la universidad y ambas empresas ya que “el objetivo de todos estos trabajos tiene el fin último mejorar los servicios comarcales y, en consecuencia, la calidad de vida de los habitantes de Los Monegros”.