Más caluroso y más lluvioso: así será el otoño en Aragón tras un verano más sofocante de lo normal

Calor en terrazas
photo_camera Se prevé que esta semana las temperaturas superen los 30 grados

Hace apenas dos días comenzó un otoño que va a ser más caluroso y más lluvioso de lo normal. Las primeras semanas de septiembre ya han dado un adelanto (a excepción de la DANA que congeló los termómetros a comienzos de mes) en cuanto a temperaturas y en Zaragoza y Huesca ya ha llovido más de lo habitual si tenemos en cuenta años anteriores. Así se desgrana del balance climatológico que ha presentado este lunes la Delegación Territorial de la Aemet en Aragón. Por el momento, y según las previsiones para esta semana, los termómetros podrían rozar e incluso superar los 30 grados y las mínimas también se mantendrán suaves, mientras que de las lluvias no habrá ni rastro en estos siete días que empiezan.

Se despide así un verano que ha sido muy cálido, de hecho el tercero más caluroso de la serie histórica 1991-2020 con episodios "únicos" como aquella semana en agosto en que se superaron los 40 grados durante siete días consecutivos. A pesar de que el 18 de julio fue el día en que se registró una mayor temperatura durante el verano de este año, el delegado territorial de la Aemet en Aragón, Rafael Requena, ha destacado que "al no tener una continuidad en el tiempo como sí la tiene la semana de agosto, se considera esta última como un episodio más extremo".

La temperatura estuvo, de media, 1,4 grados por encima de lo habitual durante este verano y mientras que el mes de junio fue cálido, julio y agosto fueron muy cálidos. Y si las temperaturas fueron excepciones, en el caso de las precipitaciones el verano no se queda atrás pues fue también muy húmedo. Es el tercero más lluvioso del siglo XXI y se despide con un 131% más de precipitaciones. Ese carácter se lo ha dado, fundamentalmente, el mes de junio que fue "algo excepcional", en palabras de Requena.

Todo Aragón se mojó mucho durante el mes de junio y es que llovió un 236% más de lo habitual con valores que oscilaron entre el 155% más que se registró, por ejemplo, en Alhama de Aragón y el 415% en Capella Laguarres. Este mes de junio fue el segundo más lluvioso desde 1961. Si bien es cierto que, como ha comentado el delegado territorial, en julio se registraron episodios históricos como la gran tormenta del 6 de julio aunque estos fueron hechos aislados. "El que este verano haya sido muy lluvioso lo ha dado el mes de junio porque en julio y agosto, a excepción de las grandes tormentas que se concentraron el 6 de julio no se han registrado importantes precipitaciones", ha comentado Requena.

El año agrícola (del 1 de septiembre de 2022 al 31 de agosto) también ha batido récords ya que ha sido el más cálido desde 1961 y el quinto más seco desde ese mismo año. La situación de sequía generalizada se hizo latente sobre todo en Zaragoza y Huesca, mientras que Teruel fue más húmedo de lo habitual con un 130% de precipitaciones.