Las calles de Zaragoza, como un desierto: "No sé hasta dónde podremos llegar"

“No tengo ganas ni de ir a la piscina con este calor”, comentaba una señora en la parada del bus de plaza de España. Y es que el termómetro marcaba allí 42 grados a las 12.00 del medio día. Las pocas personas que se han atrevido a salir a la calle lo han hecho por la sombra o para acudir a las terrazas del centro de la ciudad. Algunos con paraguas, otros, botella de agua en mano y muchos con abanico. Este era el perfil de los que combatían la ola de calor que se prevé que alcance su pico hoy en la capital aragonesa.

La fuente de esta céntrica plaza es uno de los lugares donde más gente se ha congregado. Allí, una mujer estaba sentada para refrescarse, en la medida de lo posible. “Yo lo estoy pasando muy mal con esto, no se puede. No sé hasta dónde podremos llegar”, ha relatado. Y es que en su casa tiene un ventilador, pero ha explicado que “ni aún así. Eso lo que respira es puro bochorno caliente y no hace nada”.

Los remedios para combatir las altas temperaturas pasan por encender el aire acondicionado, bajar las persianas e hidratarse mucho. También hay quien prefiere apurar las primeras horas del día y pasar la tarde en casa: “A partir de las 11.30 o 12.00 horas ya no se puede salir. Me voy ya para casa. Cojo el autobús, no me voy andando porque tengo calor”, ha asegurado una mujer. “Lo llevo fatal, por las tardes en casa y sin moverme”, ha añadido otra.

La calle Don Jaime, prácticamente vacía este mediodía

Para algunos no es para tanto. “Hay que hacer lo que se ha hecho toda la vida, acostumbrar al cuerpo, que se puede adaptar perfectamente al calor”, ha afirmado un señor con el brazo en cabestrillo, al que las temperaturas de hoy no parecen afectarle demasiado. Incluso se lo toma con humor: “Recuerdo 45 grados cuando era un chaval y los gorriones se caían atontados de los nidos”. Sin embargo, otros no recuerdan un verano como este. “Las noches son lo peor. Es una barbaridad”, ha apuntado otra señora.

La plaza del Pilar, desierta esta mañana

En cuanto al aire acondicionado, no todos se lo pueden permitir, así que la técnica de subir y bajar las persianas es una de las más repetidas. “Tengo aire en casa, pero no en todas las habitaciones. No me da el presupuesto, solamente en el salón, pero bueno, lo puedo soportar bien”, ha asegurado una joven, del mismo modo que le ocurría a otro señor que pasaba por allí: “Solo tengo aire en el salón. A poco que tengas cerrado, se va manteniendo la temperatura en la cocina y en las habitaciones, que están cerca”.

Está previsto que el termómetro alcance hoy máximas de 45 grados. De hecho, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha activado la alerta roja por altas temperaturas.