Las Cortes conocerán el Plan Estratégico de lucha integral contra el lindano el 1 de diciembre

El próximo 1 de diciembre el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, llevará a las Cortes el Plan Estratégico de lucha integral contra el lindano. Una hoja de ruta que no solo apuesta por la descontaminación de las zonas afectadas, sino por la oportunidad de exportar el conocimiento adquirido a otros países.

Zaragoza.- El Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad ya tiene el Plan Estratégico de lucha integral contra el lindano listo para presentar en las Cortes el próximo 1 de diciembre. Será entonces cuando el cabeza de la Consejería, Joaquín Olona, defienda una hoja de ruta que este jueves ha definido como "dinámica" y en constante cambio "a la espera de los primeros estudios científicos que sobre la zona ya se están haciendo".

El plan, que realiza un diagnóstico previo de la situación, formula objetivos a corto y largo plazo. En los primeros, tal y como ha confirmado Olona, "ya se está trabajando", y consisten en la aseguración de la potabilidad de las aguas de abastecimiento en los municipios aguas abajo de Bailín y del riego en cualquier circunstancia; impedir la llegada de contaminantes al sistema hidrológico e hidráulico y actuar con urgencia en caso contrario; fomentar la compra pública de innovación y la búsqueda de recursos financieros dentro y fuera de las fronteras españolas; e impulsar el I+D+i orientada a encontrar tecnologías eficaces de descontaminación.

Éste último es uno de los factores que más preocupa al consejero, que asegura que ya no es tanto no disponer del dinero necesario para llevar a cabo la eliminación de residuos, sino de no saber cómo hacerlo de manera "que no cause un desastre natural mayor". Y es que es precisamente este el principal objetivo a largo plazo que desde el Departamento han querido destacar. Mientras tanto lo fundamental para la DGA es "mantener los riesgos ambientales bajo control".

De entre todas las medidas, la más urgente según ha destacado, es la de evitar que la totalidad de las aguas de Bailín tengan que depurarse. Para ello, hay que conseguir que las aguas limpias más altas no se contaminen. Esta medida debería ejecutarse en 2017 ya que está dentro del convenio vigente con el Ministerio de Agricultura directamente, "confío en que este bypass se lleve a cabo sin problema", ha explicado Olona, que ha traslado la sensibilidad de la ministra, García Tejerina, hacia la problemática del lindano.

Generar valor añadido

Para el consejero la desaparición del lindano es una "buena oportunidad para Aragón", ya que si encuentran cómo solucionar el problema, la Comunidad se convertiría en referente a nivel mundial. Con esta intención, y como medida transversal, Olona ha anunciado la creación de un centro de investigación de COP (contaminantes orgánicos persistentes) en Sabiñánigo.

Una forma de generar valor añadido a lo que, en origen, es un problema. Para llevar a cabo el Plan serán necesarios, según los cálculos del Departamento, 550 millones de euros y 25 años. "Nunca vamos a tener ese dinero encima de la mesa, pero iremos paso a paso recaudando fondos y siguiendo el Plan", ha señalado.

En este sentido, ha recordado que sus principales fuentes de financiación proceden del Gobierno central y de Europa, donde a través de proyectos innovadores, pero también de fondos estructurales ordinarios como los Feder, se recaudan gran cantidad de dinero destinada a esta causa, aunque no ha dado una cifra exacta.

Un plan completo

El documento segmenta el problema por tipos de residuos y características de los mismos, señalando más de veinte posibles tecnologías o líneas de investigación a seguir en función de esa caracterización previa (fisio-químicas, de segregación de contaminantes, térmicas, de fitorremediación...)

Además, para los objetivos a largo plazo establece una división de acciones en función del emplazamiento de los residuos (Inquinosa, Sardas, o Bailín).

Olona ha recordado finalmente que todo el Plan está sujeto a los presupuestos autonómicos y del estado, pero se ha mostrado optimista ante el interés común de terminar con este problema.