Aragón despide un verano con el tiempo loco

El calor abandonará Aragón a principios de octubre tras dejar un verano atípico en el que los aragoneses han podido sentir medio grado más de temperatura, frío en julio y pocas lluvias. El cierzo ha azotado la Comunidad y ha apaciguado los sofocos veraniegos. En dos semanas habrá que dar la vuelta a los armarios.

Zaragoza.- Una de las conversaciones más repetidas por los aragoneses este verano ha sido la rareza del tiempo. Desde junio a agosto, aunque el calor ha sido el protagonista, se han registrado temperaturas de 23º C de media en España y 21º C en Aragón. A esto se le ha unido la falta de lluvias, que han estado ausentes en toda la Comunidad menos en el Somontano de Barbastro, Albarracín y las altas Cinco Villas.

"El tiempo se ha vuelto loco". También ha sido una de las frases más escuchadas, y es que las llamadas anomalías térmicas de este verano respecto a las de años anteriores tuvieron un valor medio para todo Aragón de 0,5 grados, es decir, que los aragoneses notaron una diferencia en el tiempo de medio grado más.

Esas divergencias fueron más notables en las provincias de Zaragoza y Teruel con un 1,1º C, mientras que en Huesca fueron del 0,8º C. Además la locura se hizo más patente con el cambio de los meses, ya que junio fue cálido, julio fue frío y agosto volvió a ser muy cálido.

Estos datos han sido dados a conocer este miércoles por el delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Aragón, Amadeo Uriel, en una rueda de prensa en la que ha destacado que la última semana de junio fue la más calurosa. Asímismo, si algún aragonés viajó a otra Comunidad Autónoma en julio notaría la diferencia con Aragón, puesto que fue la única zona del país en la que este mes no fue el de más calor por culpa del roce de varios frentes polares.

Esos frentes no mojaron a los aragoneses pero sí les hicieron sentir menos temperatura a causa de su viento estrella, el cierzo.

La vuelta a la normalidad se dará en octubre, cuando la Aemet prevé que los parámetros normales del otoño regresen. Eso sí, quedan aún dos semanas más de calor por lo que no habrá que cambiar la ropa de los armarios hasta que no finalice el mes de septiembre. 


Un verano revoltoso