San Lorenzo se salda con una nueva agresión sexual, la quinta, y 24 detenidos en total

Los hechos han tenido lugar en la avenida Monreal del Coso Alto, evitando las propias amigas de la víctima que la situación terminase en violación. Foto: Ayuntamiento de Huesca
photo_camera Los hechos han tenido lugar en la avenida Monreal del Coso Alto, evitando las propias amigas de la víctima que la situación terminase en violación. Foto: Ayuntamiento de Huesca

La Policía Nacional ha ofrecido su balance sobre el dispositivo desplegado con motivo de las fiestas de San Lorenzo, en Huesca. Un operativo mayor debido a la gran afluencia de visitantes y con una gran participación en todos los actos, por lo que el ambiente es “propicio para los grupos criminales itinerantes”. Así, los agentes han detenido a 24 personas en total, cuatro de ellas en las cinco agresiones sexuales notificadas, a falta de que se termine de investigar la última.

Al parecer, ha tenido lugar en la última noche mientras una joven intentaba orinar entre dos coches en la avenida Monreal, en el Coso Alto, y que han evitado sus propias amigas abalanzándose sobre el hombre que intentaba violarla.

Estas fiestas, los agentes han destacado también la presencia de ladrones de teléfonos móviles que se desplazaron a Huesca desde Madrid o Barcelona exclusivamente para cometer estos robos. En este sentido, se ha detenido a tres varones con antecedentes por hechos similares y que actuaban en las zonas de mayor afluencia de público. Los agentes les intervinieron entre sus prendas diversos teléfonos, ya sin la funda ni la tarjeta SIM, así como una faja para ocultar los terminales sustraídos.

Donde no ha habido que lamentar incidentes mayores ha sido en las zonas de ocio nocturno, ya que no han tenido lugar peleas ni hechos reseñables, según han detallado las autoridades. Estos lugares, señalan, han estado “especialmente reforzados” para prevenir el consumo y tráfico de drogas. Fruto de esta vigilancia, una persona fue detenida en posesión de speed y ketamina lista para su distribución.

DROGAS Y ROBOS

Además 97 personas han sido denunciadas por infracciones a la Ley de Seguridad Ciudadana, tanto con droga destinada al consumo como con objetos considerados como peligrosos, caso de armas blancas. Concretamente, se han tramitado 75 denuncias por tenencia y consumo de droga, once por porte de armas prohibidas y otras tantas por faltas de respeto a agente de la autoridad. A esto hay que sumar otras cuatro por delito de atentado, resistencia o desobediencia a agente de la autoridad.

Asimismo, los agentes apuntan que su presencia en las zonas de ocio nocturno ha permitido detener a más autores de delitos, en este caso contra el patrimonio. Se trata de un menor de edad, por robar dentro de cinco vehículos en un parking próximo a las ferias, otro varón por robar productos de una máquina expendedora en el tubo y otro una cadena de oro de un tirón directamente del cuello de la víctima.

En lo que respecta a los eventos taurinos, se destaca el buen comportamiento en la plaza no habiéndose arrojado ningún objeto al ruedo, agradeciéndose la labor realizada por las peñas, quienes mantuvieron una reunión previa a las fiestas con los responsables policiales. El este recinto el día 10 se procedió a la detención por desórdenes públicos de un hombre que se enfrentó a los trabajadores de la plaza tratando de acceder al ruedo en el momento de lidia. Finalmente, cuatro personas han sido detenidas por delito de violencia de género o violencia doméstica y una quinta por quebrantamiento de orden de alejamiento.

INSPECCIONES

Agentes uniformados y de paisano han estado presentes en los principales actos con el objetivo de garantizar la total normalidad de los mismos. Del mismo modo, han velado porque los establecimientos y eventos cumplieran las medidas de seguridad adecuadas y su personal se encontrara trabajando cumpliendo los requisitos administrativos. Por ello, la unidad de Seguridad Privada de la Policía Nacional ha realizado distintas inspecciones junto al Grupo de Extranjeros en conjunto con la Inspección Provincial de Trabajo.

Pero no solo los espacios protagonistas de las fiestas y que acogen a la congregación de los asistentes han sido protegidos policialmente, sino que también lo han sido las zonas residenciales de la periferia y polígonos industriales, reforzándose la vigilancia de las mismas para prevenir robos.