Cuatro pueblos de Huesca, entre los más bonitos de España

Existen pueblos bonitos en Huesca y hemos elegido cuatro opciones encantadoras. Son rincones de Aragón que te permiten disfrutar de arquitectura medieval, historia y cultura
Roda de Isábena
photo_camera La localidad de Roda de Isábena despierta gran interés entre los turistas

Son muchos los pueblos bonitos en Huesca, hasta el punto de que hay cuatro en la prestigiosa Guía Oficial de Los Pueblos más Bonitos de España 2024.

Y es que Huesca ofrece su encanto desde diversos ángulos, bien sea porque quieras descubrir sus rincones abandonados y llenos de historia, sus castillos o su riqueza natural.

Sin duda, Huesca tiene mucho que ofrecer y es momento de que conozcas los cuatro pueblos de esta provincia que no te dejarán indiferente.

  1. Aínsa
  2. Alquézar
  3. Ansó
  4. Roda de Isábena

​Aínsa

Aínsa
La localidad de Aínsa tiene una ubicación privilegiada

Aínsa es una villa milenaria ubicada en la comarca de Sobrarbe, nacida en el Reino o condado del mismo nombre, alrededor de un castillo.

Asimismo, otra referencia que se menciona sobre Aínsa es que se encuentra en la confluencia de los ríos Cinca y Ara. Una ubicación privilegiada, está rodeado de parques nacionales y naturales de gran relevancia para Aragón, como el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el Parque Natural de los Cañones y la Sierra de Guara.

Entre los siglos XIII y XV, el pueblo tuvo mucha relevancia a nivel comercial, incluso creando ferias y eventos, hasta que se vio perjudicado por la Guerra de Sucesión y las guerras Carlistas.

En la actualidad, el casco antiguo está declarado como Conjunto Histórico Artístico desde 1965. En tu visita podrás conocer su famosa plaza Mayor, la Iglesia románica de Santa María y ruinas como la del castillo que te dan una gran mirada a sus raíces.

Alquézar

Las vistas desde las inmediaciones de Alquézar atraen a amantes de la fotografía
Las vistas desde las inmediaciones de Alquézar atraen a amantes de la fotografía

Entre los pueblos bonitos de Huesca tenemos el pueblo medieval de Alquézar, conocido por su colegiata. Su ubicación, entre un paisaje de calizas y el río Vero, lo convierten en un lugar con mucho encanto para poder fotografiar. Es común ver a personas hacer senderismo o, simplemente, disfrutando del entorno lleno de parques y rutas. 

Su historia tiene raíces en el siglo IX, cuando el área se eligió para hacer una fortaleza árabe contra los carolingios, pero que después pasó a ser de los cristianos. En esa segunda etapa, se hicieron varias estructuras y creció la comunidad, nacieron espacios religiosos, estructuras militares y vecinales. 

Sin embargo, no fue hasta 1083 cuando se iniciaron las mayores obras de ampliación para el pueblo. Allí fue que se planificó la construcción de la iglesia de Santa María, al igual que otras estructuras que conservan parte del estilo romántico del periodo. 

Visitar Alquézar es indispensable para aquellos que quieren encontrar pueblos bonitos en Huesca, pero también nutrirse de historias. Aquí se mezcla la cultura, arquitectura y naturaleza. 

Ansó

Ansó. Foto de: Turismo en Aragón
Ansó mantiene unas estructuras tradicionales en sus construcciones. Foto: Turismo de Aragón

Ansó tiene menos de 500 habitantes y es de los rincones más especiales que nos deja la provincia de Huesca. Se encuentra en Pirineo y siempre destaca por tener un casco urbano llamativo, considerado como Conjunto Histórico-Artístico. Al explorarlo, te perderás en sus calles empedradas y admirarás sus estructuras bien conservadas. 

Por otro lado, el pueblo tiene un estilo de casa tradicional. Se trata de estructuras firmes y de gran tamaño construidas con piedra, madera y teja, algunas con ventanales más llamativos que otras. Su separación es de solo un callejón o callizo. 

Sin embargo, en caso de que quieras hacer un recorrido por los puntos más destacados, no te puedes perder la iglesia parroquial de San Pedro, al igual que el museo del Traje Típico Ansotano. Incluso, existe una fiesta relacionada con el traje típico y la podrás vivir en el mes de agosto. 

Y no te quedes solo con la arquitectura, Ansó es uno de los pueblos bonitos de Huesca también por su naturaleza y paisajes. Puedes explorar parques, hacer deportes al aire libre y disfrutar de un día diferente. 

Roda de Isábena

RODA-DE-ISABENA
Roda de Isábena está ubicado en la comarca de Ribagorza

Para cerrar este cuarteto de pueblos bonitos de Huesca, tenemos a Roda de Isábena. Este pueblo medieval de Aragón está ubicado en la comarca de Ribagorza. Y quizá tiene un encanto aún mayor porque tiene menos de 50 habitantes. ¿Serás uno de los afortunados de visitar la diminuta población cerca del valle del río Isábena?

Su historia se inicia en el siglo X, por aquel entonces el lugar tenía una fortaleza y estaba bajo el dominio de la Taifa de Zaragoza. Más tarde del obispo de Roda, además de ser capital política. Sin embargo, fue perdiendo notoriedad después de varios saqueos.

En la actualidad, pese a sus pocos habitantes, sigue siendo un punto de gran interés para todos los turistas de España y el mundo. Este pueblo te da una mirada al pasado y te permite conocer estructuras históricas dignas de fotografiar.

En tu recorrido no dudes en visitar la ex Catedral de San Vicente o el Palacio de Prior. Incluso tendrás la oportunidad de hospedarte en algunos de los hoteles, descansar y salir a explorar los puntos de interés.