PP y Vox pactan eliminar el Festival Periferias para sacar adelante los Presupuestos en Huesca

Pese a la salida de Antonio Laborda de Vox, Orduna ha optado por ratificar el pacto que ya existe en la DGA. Foto: Ayuntamiento de Huesca
photo_camera Pese a la salida de Antonio Laborda de Vox, Orduna ha optado por ratificar el pacto que ya existe en la DGA. Foto: Ayuntamiento de Huesca

Tras semanas de rumores alrededor de los Presupuestos para 2024 en el Ayuntamiento de Huesca, el Partido Popular, que gobierna en solitario a un concejal de la mayoría absoluta, ha acordado pactar las cuentas con los dos ediles de Vox. Serán las más elevadas de la historia de la ciudad, aunque la alcaldesa, Lorena Orduna, ha tenido que ceder a peticiones como la eliminación del Festival Periferias, que ya no tiene partida específica y se sustituirá por otra iniciativa cultural, según ha confirmado.

De acuerdo al consistorio, el nuevo formato de festival “se someterá a un proceso participativo de la ciudadanía para dar respuesta a la demanda real de los oscenses”. La medida ha despertado las quejas de la izquierda y en especial del PSOE, el último en ocupar el bastón de mando y único grupo con representación en el Pleno municipal junto a PP-Vox. “La ultraderecha odia la cultura contemporánea y el PP se ha plegado a sus imposiciones”, ha declarado Ramón Lasaosa, uno de los portavoces y el que fuera responsable del área de Cultura en la anterior legislatura con Luis Felipe.

Como era previsible si esto ocurría, Lasaosa ha adelantado que llevarán la propuesta en las enmiendas, ahora que se inicia este proceso. Por su parte, la coordinadora de CHA en Huesca, Sonia Alastruey, ha lamentado “la pérdida de todo un referente cultural de vanguardia la ciudad”, lo que considera “un retroceso lamentable, sin precedentes, sin paliativos”. “Es evidente que todo lo que signifique apoyar las corrientes de modernidad, los espacios de crítica, los lugares de vanguardia o la propia palabra cultura en la sociedad, quieren suprimirlo”, ha añadido.

60,9 MILLONES DE INVERSIÓN GLOBAL

Polémicas al margen, aunque los próximos días vendrán marcados por ellas, el Presupuesto cuenta con una dotación de 60,9 millones de euros. El gasto en bienes y servicios crece un 10%. Según indica el Ayuntamiento, destacan las transferencias de la DGA, un 40% más para el fondo local (hasta los 1,4 millones), y del área de dependencia de Servicios Sociales (22% más, con un aumento del 50% en programas específicos).

De cara a garantizar la aprobación del Presupuesto, se han incorporado una serie de propuestas de Vox, como es la citada supresión del festival y la reducción en un 55% de las cuentas de Cooperación al Desarrollo, que se desviarán a la gratuidad de escuelas de cero a tres años.

Con el pacto de los populares y Vox se resuelve otro interrogante, y es que si nada cambia hasta el 22 de diciembre, día de la votación, Orduna se apoyará finalmente en los socios de la DGA y no en Antonio Laborda, la vía que se había abierto tras su salida al Grupo Mixto. Como también reiteró el vicepresidente del Gobierno de Aragón y cara visible de los voxistas en la Comunidad, Alejandro Nolasco, se cumplirá de este modo el acuerdo de gobernabilidad suscrito para la investidura de Jorge Azcón y que tiene impacto en todas las provincias y sus capitales. Eso sí, Teruel, donde Emma Buj cosechó la única mayoría absoluta de las tres principales ciudades aragonesas, es un caso aparte.