La línea Huesca-Zaragoza de tren, interrumpida por segundo año durante San Lorenzo

tren renfe
photo_camera La alternativa, como ya hizo Renfe el año pasado, serán los buses, en los mismos horarios o aproximados y con casi las mismas paradas

La línea ferroviaria que une Zaragoza y Huesca ya está cortada desde el pasado martes 1 de agosto y así continuará a lo largo del mes. También durante las fiestas de San Lorenzo, que arrancan el próximo miércoles, día 9, y que son uno de los momentos con mayor tránsito de viajeros, especialmente gente joven. La alternativa, como ya hizo Renfe el año pasado, serán los buses, en los mismos horarios o aproximados y con casi las mismas paradas, a excepción de Miraflores y El Portillo.

En sentido Huesca, los regionales salen de Delicias entre semana a las 6.24, 8.43, 14.40, 15.42, 19.02 y 21.39, mientras que el sábado y el domingo desaparece el de las 8.43. En sentido contrario, salen de la Intemodal oscense a las 6.23, 7.38, 8.50, 15.50, 18.15 y 20.37, mientras que el finde varían los de la mañana, a las 8.33 y 11.38.

Hace un año, la circulación estuvo paralizada por las obras del Canfranero, unos trabajos que continúan pero más allá de la ciudad oscense, en el tramo entre Ayerbe y Plasencia del Monte. Ahora, ocurre lo propio pero con la línea de alta velocidad Madrid-Zaragoza-Barcelona a la altura de Zuera. El otro trayecto afectado es el que une la capital aragonesa y Lérida. Los que salgan de Zaragoza, tendrán que ir en bus hasta Grañén, y allí podrán continuar en tren.

Tal como señaló Renfe, este plan alternativo busca “garantizar la movilidad en el tramo Villanueva de Gállego-Zuera-Almudévar". Asimismo, la compañía informará de las modificaciones del servicio a través del personal de información y atención al viajero, así como mediante sus canales habituales de comunicación.

TRABAJOS DURANTE TODO EL VERANO

En junio y julio, se llevaron a cabo trabajos en horario nocturno en el exterior de la vía. Este mes, se abordará la fase principal, con la finalización de las inyecciones en el terreno (10,6 kilómetros con la utilización de 1.332,4 metros cúbicos de mortero), el levante de la superestructura de 2,4 de vía convencional y 2,2 en estándar, para la colocación de 42.000 metros cuadrados de geomanta y para un mejor control de la erosión del terreno, y la construcción de 2,4 kilómetros de nueva canaleta de hormigón para el cableado de comunicaciones de la vía de ancho convencional.

También, la nueva cuneta de 290 metros y una bajante de catorce entre las vías de los dos anchos y construcción de 65 metros de drenaje profundo en uno de los extremos del viaducto sobre el río Gállego. Estas actuaciones podrán ser cofinanciadas por el Mecanismo “Conectar Europa” de la Unión Europea.