La inversión en las depuradoras del Pirineo contará este año con casi 12 millones de euros

En esta legislatura se pretende culminar el plan de depuración en el Pirineo, que asciende a casi 105 millones de euros
depuradora
photo_camera Azcón ha visitado la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Sallent de Gállego

La depuración total de las aguas pirenaicas va a encontrar esta legislatura un impulso decisivo, pues se compromete la práctica totalidad de la inversión prevista para culminar el plan de depuración en el Pirineo, que asciende a casi 105 millones de euros. En el actual Presupuesto de 2024, la inversión en depuración de aguas asciende a 11,8 millones, además de una línea de ayudas de seis millones a pequeños ayuntamientos para la construcción de estas instalaciones.

Así lo ha valorado el presidente de Aragón, Jorge Azcón, durante su visita a la depuradora de aguas residuales de la localidad de Sallent de Gállego, una de las 19 infraestructuras de depuración que el Instituto Aragonés del Agua (IAA) está ejecutando en el Pirineo. Esta instalación, que ha supuesto una inversión de 6,6 millones de euros, servirá para depurar el agua residual de una población equivalente de 7.500 habitantes. Esto supone compensar el impacto sobre el territorio del turismo en temporada alta y dejar de verter al río Gállego unas 250 toneladas de fangos al año.

A ellas se suma la estación depuradora de la agrupación de Panticosa-Escarrilla-Tramacastilla-El Pueyo de Jaca-Sandiniés, que cuenta con un presupuesto de 9,6 millones de euros, así como la instalación de Piedrafita de Jaca, que se licitará este año, y con la que la cabecera del Río Gállego va a depurar de manera íntegra sus aguas residuales.

OTRAS DEPURADORAS

Por otra parte, la depuradora de Torla empezará a depurar las aguas de la cabecera del río Ara en unas semanas, mientras que en los próximos meses se iniciarán las obras de las depuradoras de Aínsa y Boltaña, que acaban de ser adjudicadas por valor de 8,8 y 6,45 millones de euros. También está previsto licitar muy pronto las depuradoras de Broto-Oto y Fiscal, con las que se limpiará el río Ara hasta su confluencia con el Cinca, el cual se beneficiará de la licitación de la depuradora de Bielsa, prevista este año.

En la cuenca del río Aragón, la depuradora de Ansó pasará a ser explotada por el Instituto Aragonés del Agua a finales de este año, mientras que la depuradora de Hecho-Siresa será licitada de nuevo este año. Las obras de construcción de la depuradora de Candanchú ya han comenzado y este 2024 acabarán también las obras de la depuradora de Canfranc-Estación, ejecutada al 80%.

En el mismo valle se contará con la adjudicación de la estación de Villanúa en los próximos días por un importe de 4,76 millones de euros, y la licitación prevista en este año de Astún, Castiello de Jaca y Canfranc pueblo.

IMPULSO “DECISIVO” EN ESTA LEGISLATURA

Tras su visita, Azcón ha destacado que la depuradora de Sallent-Formigal es “una infraestructura básica para todo el Valle de Tena” y “va a contribuir al desarrollo del Pirineo”. “Nos permite avanzar en un objetivo fundamental para el Gobierno de Aragón: conjugar el desarrollo económico y social del territorio con la sostenibilidad del medio natural, porque los aragoneses deben tener calidad de vida, pero sin perder de vista la conservación del medioambiente”, ha recordado el jefe del Ejecutivo autonómico.

De esta forma, "en el actual presupuesto, la inversión en depuración de aguas asciende a 11,8 millones, al mismo tiempo que, de forma paralela, el Gobierno de Aragón va a duplicar la cuantía de las subvenciones que concede a pequeños ayuntamientos para la construcción de sus depuradoras. En este 2024, esta línea de ayudas va a ascender a 6 millones de euros, el doble que en 2023", ha detallado Azcón.

Estas subvenciones van a ser extensivas a todas las localidades de Aragón, no solo a las pirenaicas. De este modo, el Ejecutivo regional va a habilitar una línea de financiación específica para todos los municipios del Pirineo, con una cuantía de 2 millones de euros, y otra que contará con 4 millones de euros para el resto de los municipios, que desde el 2019 se habían quedado fuera de estas subvenciones.

De este modo se satisface una doble demanda: que las ayudas se hagan extensivas a todos los municipios de las cuatro comarcas pirenaicas, tal y como pedían los ayuntamientos, y que las subvenciones a la depuración alcancen la totalidad del territorio aragonés.