Huesca recomienda moderar el consumo de agua por las bajas reservas de Vadiello

Instan a realizar un consumo responsable y moderado del agua potable, tanto en el uso doméstico como en los riegos
El embalse de Vadiello, del que se suministra la ciudad de Huesca
photo_camera El embalse de Vadiello, del que se suministra la ciudad de Huesca

El Ayuntamiento de Huesca recuerda a la ciudadanía la necesidad de hacer un consumo responsable y moderado de agua ya que, a pesar de las lluvias de los últimos días, el embalse de Vadiello se encuentra a 3,55 hectómetros cúbicos, tres hectómetros por debajo de como estaba en el mes de junio del año pasado.

Las precipitaciones caídas en la ciudad de Huesca desde el 10 de mayo han supuesto la acumulación de 61,8 litros por metro cuadrado, lo que ha permitido que el embalse de Vadiello, principal fuente de suministro a la ciudad, no siguiera bajando al ritmo que lo estaba haciendo durante los meses de abril y mayo, pero que resulta totalmente insuficiente para recuperar los niveles propios de esta época del año. Hace un mes se situaba en 4,55 hectómetros cúbicos.

El Ayuntamiento recuerda que desde el pasado verano se han ido tomando medidas restrictivas dirigidas a reducir el consumo de agua municipal, principalmente limitando los días de riego de las zonas verdes y realizándolo predominantemente en horario nocturno con el fin de mantener la necesaria presión en las conducciones de agua en los horarios de mayor consumo.

Con esta misma finalidad se procedió al llenado de las piscinas públicas de San Jorge, Ruiseñor y la Ciudad Deportiva en horario nocturno y de un modo escalonado.

Por ello, el Ayuntamiento de Huesca insta a los vecinos, así como al conjunto de los organismos, empresas y demás colectivos sociales que se abastecen de los embalses de la ciudad, a realizar un consumo responsable y moderado del agua potable, tanto en el uso doméstico como en los riegos de jardines y huertos, que preferiblemente deben ser regados por la noche o a primera hora de la mañana para evitar su rápida evaporación por el sol y las altas temperaturas, así como a minimizar, en la medida de lo posible, el baldeo en las fincas particulares y en los espacios de las comunidades de vecinos.