Huesca "engancha" a los turistas con una joya automovilística de 1913

La capital oscense contará en el mes de junio con un nuevo atractivo turístico. Un autobús de 1913 será el gancho visual de una nueva visita panorámica por Huesca que de momento se llevará a cabo todos los sábados de junio y que pretende dar una visión más histórica a los encantos con los que ya cuenta la ciudad.

Huesca.- Los turistas que visiten Huesca podrán disfrutar de los encantos de la capital subidos en el primer autobús de línea de Aragón. Una joya automovilística de 1913 que recorrerá los principales lugares dando una visita panorámica con mucho sabor histórico y con paradas en lugares tales como la ermita de Salas o el Centro de Arte y Naturaleza.

Esta iniciativa que parte del Área de Turismo del Ayuntamiento de Huesca y que se ha estrenado este jueves con la participación del Consejo Sectorial de Turismo pretende “enganchar” a los turistas a golpe de imagen. “Queremos recuperar esta joya histórica como un atractivo y reclamo turístico”, ha explicado la concejal Ana Acín, que destacaba la intención del Consistorio de contar con una visita panorámica como la de otras ciudades.

“Queremos que la gente se quede a pernoctar y tenemos que buscar ganchos porque nos faltaba una actividad por la tarde entre comida y cena”, ha apuntado la edil, que señalaba que el autobús, que cuenta con 28 plazas, saldrá todos los sábados entre las 17.30 y 19.00 horas.

El recorrido se inicia el Palacio de Congresos recordando su creación, seguidamente el autobús se traslada hasta la ermita de Salas donde el visitante conocerá el templo dedicado a la tierra. El peregrinaje también forma parte de esta visita de diez minutos que continuará con un recorrido por la avenida de los Danzantes, en el que se conocerá el papel del danzante y la importancia de San Lorenzo.

El castillo de Montearagón, el trasmuro, el Salto de Roldán serán explicados momentos antes de hacer una parada obligatoria en CDAN. El Palacio de los Deportes, el cerro de San Jorge y el Alcoraz formarán parte del final de este recorrido, que tiene un coste de nueve euros.

Su salida se produce desde la estación intermodal tras adquirir las entradas en la Oficina de Turismo de Huesca.