Doce imprescindibles que hay que ver en la provincia de Huesca al menos una vez

En este artículo te proponemos doce imprescindibles que ver en la provincia de Huesca al menos una vez en la vida. Podrás disfrutar de unos paisajes únicos y relajantes, a la vez que disfrutas contemplando majestuosos edificios y villas con encanto
1. portada--Ansó---turismo-de-aragon
photo_camera Ansó es uno de los pueblos con más encanto de la provincia de Huesca. Foto: Turismo de Aragón

Sus paisajes únicos y relajantes, sus majestuosos edificios y sus villas con encanto hacen que la provincia de Huesca sea uno de los lugares más bonitos de todo Aragón para hacer turismo. Desde perderse por los pueblos más bonitos de Huesca como Aínsa o Jaca hasta aventurarse en excursiones por el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido o la Muralla de Finestres, en este artículo te proponemos doce imprescindibles que ver en la provincia de Huesca al menos una vez en la vida.

  1. PARQUE NATURAL DE POSETS - MALADELTA
  2. ANSÓ
  3. LA CUEVA DE LA GUIXAS DE VILLANÚA
  4. PARQUE NACIONAL DE ORDESA Y MONTE PERDIDO
  5. ALQUÉZAR
  6. CASTILLO DE LOARRE
  7. CASCADA DE LA COLA DE CABALLO DE ORDESA
  8. AÍNSA
  9. CIUDADELA DE JACA
  10. LA MURALLA DE FINESTRES
  11. MONASTERIO DE SAN JUAN DE LA PEÑA
  12. HUESCA

PARQUE NATURAL DE POSETS - MALADELTA

Situado en el corazón de los Pirineos, el Parque Natural de Posets- Maladelta lidera el podio de las cordilleras montañosas de Huesca, con el Aneto como el pico más alto de la provincia (3,404 metros). Este parque es un verdadero paraíso para los amantes de la naturaleza y los entusiastas del alpinismo, ofreciendo una diversidad de rutas que varían en dificultad y proporcionan vistas espectaculares de glaciares, valles y la vasta montaña.

2. parque-natural-posets-maladelta,-valle-de-benasque-turismo-de-aragon
Los amantes de la naturaleza pueden disfrutar de maravillosos valles. Foto: Turismo de Aragón 

Este parque no solo es un reflejo de la belleza natural de los Pirineos, sino también de un espacio prolífero para toda la flora y fauna autóctona que convierte este lugar en un paisaje digno de observar. Desde senderismo hasta escalada en hielo, este parque de Huesca ofrece actividades para hacer durante todo el año, atrayendo tanto a aventureros experimentados como a familias en busca de una escapada tranquila en la naturaleza.

ANSÓ

Ansó es uno de los pueblos más bonitos de Huesca y uno de los más encantadores de todo el Pirineo por su rica historia y por su belleza arquitectónica. Esta localidad situada en la comarca de Jacetania, y a una hora y media en coche de Huesca, es famosa por conservar su vestimenta típica, considerada una de las más representativas y antiguas de España: el traje de ansotano.

La visita a Ansó ofrece una experiencia única donde la historia y la tradición se viven en cada rincón, haciendo de este pueblo un destino imprescindible para entender la profundidad y riqueza del patrimonio cultural aragonés. En este artículo sobre qué ver en la provincia de Huesca te recomendamos que en tu visita a Ansó no te pierdas la Casa Torre Medieval, la Ermita de la Virgen de la Puyeta, la Iglesia Parroquial de San Pedro o el Museo Etnológico.

LA CUEVA DE LA GUIXAS DE VILLANÚA

La Cueva de las Güixas, ubicada en Villanúa, Aragón, es una de las maravillas subterráneas más fascinantes de la provincia de Huesca. Este sistema de cuevas naturales no solo es un espectáculo geológico, sino también un sitio de gran importancia histórica y cultural.

4. cueva-de-las-guixas--valle-de-aragón
La Cueva de las Güixas está ubicada en Villanúa Foto: Turismo del Valle de Aragón 

La cueva presenta estalactitas y estalagmitas impresionantes, formadas a lo largo de milenios, que crean un paisaje subterráneo surrealista. Para visitarla, la localidad ofrece visitas guiadas que permiten a los visitantes explorar de manera segura las profundidades de la cueva y conocer las leyendas e historias de brujas que envuelven a esta caverna.

PARQUE NACIONAL DE ORDESA Y MONTE PERDIDO

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido es una joya de la naturaleza que se encuentra en la provincia de Huesca. Este parque es famoso por su impresionante diversidad de paisajes, que incluyen desde profundos valles hasta altas cumbres, y por ser un refugio de una rica variedad de especies animales y plantas autóctonas que hay que ver al menos una vez en la vida.

5. parque-natural-ordesa-y-monteperdido-turismo-aragon
El parque tiene una enorme diversidad de paisajes. Foto: Turismo de Aragón 

Para disfrutar de la belleza de este parque de Huesca, aquellos que se adentren en sus bosques pueden realizar desde rutas senderistas señalizadas según la dificultad y aprovechar los majestuosos paradores del Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido para apreciar las especies endémicas del Pirineo aragonés.

ALQUÉZAR

Alquézar, situado en la comarca del Somontano, es un destino que destaca por su impresionante patrimonio arquitectónico y natural. Uno de los lugares que no puede faltar en la visita a Alquézar es la Colegiata Santa María la Mayor, un conjunto del siglo IX que mezcla varios estilos arquitectónicos como claro reflejo de la historia de la localidad. No obstante, si quieres conocer el pueblo desde las alturas, te recomendamos que visites el Mirador de la Sonrisa del Viento, que se encuentra en la entrada superior de la villa y que cuenta con dos parkings gratuitos.

6. alquezar
Desde el Mirador de la Sonrisa del Viento se puede contemplar la localidad

Este pueblo no solo es famoso por su conjunto histórico, sino también por ser un punto de partida ideal para quienes buscan aventuras en la naturaleza. Para ello, te proponemos la Ruta de las pasarelas del Río Vero, un recorrido de unas dos horas que combina la belleza acuática y rocosa de la provincia de Huesca.

Al llegar al lecho del Vero, merece la pena visitar la Cueva de Picamartillo, una caverna única que refleja la diversidad de la naturaleza oscense. La Ruta de las Pasarelas de Alquézar continúa río abajo a través de una pasarela metálica anclada a la roca que permite conocer la antigua central hidroeléctrica de la localidad.

CASTILLO DE LOARRE

El Castillo de Loarre, reconocido como el castillo fortificado más antiguo de España, es una pieza única en la historia de Aragón y la arquitectura medieval que se convierte en uno de los imprescindibles que ver en Huesca al menos una vez en la vida. Su construcción robusta y su diseño estratégico lo han mantenido en pie a través de los siglos, sirviendo tanto de fortaleza defensiva como de residencia real.

7. castillo de loarre
El Castillo de Loarre es una pieza única en la historia de Aragón. Foto: Turismo de Aragón 

Para conocerlo, los visitantes pueden explorar el castillo a través de tours guiados que revelan los secretos de sus murallas, torres y la capilla románica. La entrada con visita guiada tiene un precio de 8 euros, aunque ofrece tarifas reducidas para niños, estudiantes, grupos con más de 20 personas y jubilados.

Durante la estancia en el castillo de Loarre, conocerás que este castillo ha sido escenario de algunas películas de éxito, como “El reino de los cielos” (2004), del director Ridley Scott o “La Abadesa”, del director Antonio Chavarrías.

CASCADA DE LA COLA DE CABALLO DE ORDESA

La Cascada de la Cola de Caballo, ubicada en el emblemático Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, es una de las atracciones naturales más impresionantes de la provincia de Huesca. Este salto de agua crea un espectáculo visual y sonoro que atrae a numerosos visitantes cada año.

8. cola-de-caballo-huesca-la-magia
Este salto de agua es un espectáculo visual. Foto: Huesca la Magia

A pesar de su ubicación en un parque nacional, el acceso a la cascada es relativamente fácil, con senderos bien marcados que permiten a los visitantes de todas las edades disfrutar de este maravilloso fenómeno natural.

La ruta hacia la Cascada de la Cola de Caballo es una de las más populares del parque, ofreciendo a los caminantes la oportunidad de explorar la flora y fauna locales mientras disfrutan de vistas panorámicas. Además, es uno de los lugares ideales para los aficionados a la fotografía, capturando la esencia del agua en movimiento y la tranquilidad y la belleza del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

AÍNSA

Situada en la confluencia de los ríos Ara y Cinca, en el corazón del Pirineo Aragonés, la localidad Aínsa destaca por su conservado casco antiguo que evoca tiempos medievales y su impresionante entorno natural. El punto neurálgico de la villa es su plaza Mayor, que ofrece una vista espectacular de la iglesia románica de Santa María, un conjunto edificado en el siglo XI y que es uno de los mejores ejemplos del románico del Alto Aragón.

9. aínsa-turismo-aragon
La localidad tiene un casco urbano muy bien conservado. Foto: Turismo de Aragón 

Este pueblo no solo es un testimonio de la arquitectura histórica, sino también un centro vibrante de cultura y naturaleza. Por ello, te recomendamos que visites el Eco Museo-Centro Visitantes del Castillo de Aínsa (Huesca), que divulga de una forma didáctica la fauna y naturaleza autóctona del Pirineo. Sin embargo, aquellos que prefieran conocer en directo la enología de Aínsa pueden recorrer en una marcha senderista el itinerario entre este municipio y la localidad de Boltaña.

La visita a Aínsa permite sumergirse en un pasado histórico, disfrutar de su vibrante vida cultural y explorar el impresionante paisaje natural que rodea el pueblo, haciendo de este un destino imprescindible en la provincia de Huesca.

CIUDADELA DE JACA

La Ciudadela de Jaca, una fortaleza militar del siglo XVI, se destaca por su excelente estado de conservación y su diseño único pentagonal. Originalmente construida para la defensa, la Ciudadela ha servido varios propósitos a lo largo de los años, incluyendo ser un cuartel militar y actualmente albergar un museo de miniaturas militares.

10. ciudadela-jaca-turismo-aragon
El estado de conservación de la Ciudadela es excelente. Foto: Turismo de Aragón

Este monumento histórico no solo es un testimonio de la arquitectura militar de la época, sino también un punto de interés cultural que atrae a numerosos visitantes interesados en la historia de Aragón.

LA MURALLA DE FINESTRES

La muralla de Finestres, conocida también como la "muralla china de Huesca", se erige como un impresionante testimonio de la arquitectura defensiva histórica en la provincia de Huesca. Esta comparación no solo resalta su gran envergadura, sino también el impacto visual que ofrece a los visitantes, similar a la famosa Gran Muralla China.

11. MURALLA-CHINA-FINESTRAS-huesca-la-magia
La Muralla ofrece espectaculares vistas. Foto: Huesca la Magia 

La muralla se caracteriza por su larga extensión y su construcción robusta, diseñada para proteger el antiguo asentamiento en el territorio. Desde su posición, ofrece vistas espectaculares del paisaje circundante, lo que la convierte en un punto ideal para los aficionados a la fotografía y los amantes de la naturaleza.

Anualmente, atrae a numerosos visitantes que vienen a admirar su majestuosidad, por lo que la visita a la muralla de Finestres no solo es un viaje a través de la historia arquitectónica de Huesca, sino también una oportunidad para experimentar las impresionantes vistas y el paisaje cultural que define esta única provincia española.

MONASTERIO DE SAN JUAN DE LA PEÑA

El Monasterio de San Juan de la Peña, situado en un entorno natural espectacular bajo la roca en la comarca de Jaca, es un emblema de la arquitectura religiosa y del arte medieval en Aragón. Según la leyenda, el monasterio fue fundado por ermitaños que se refugiaron en la cueva para escapar de la invasión musulmana. A lo largo de los siglos, el monasterio ha sido ampliado y enriquecido, destacándose la incorporación de su famoso claustro románico y la iglesia superior gótica.

12. SAN-JUAN-DE-LA-PEÑA-FOTO-DE-VERSUS-turismo-aragon
El claustro románico del monasterio es impresionante. Foto: Turismo de Aragón 

Este monasterio es conocido por su impresionante claustro románico, que se encuentra parcialmente tallado en la propia piedra del monte. Durante la Edad Media, fue uno de los centros espirituales más importantes de Aragón, jugando un papel crucial en la conservación de la cultura y el arte religioso del territorio. El monasterio también sirvió como lugar de enterramiento para reyes y nobles, lo que subraya su importancia histórica y cultural.

El Monasterio de San Juan de la Peña no solo ofrece una visión del pasado monástico y artístico de España, sino que también captura la imaginación con su integración única en el paisaje natural, lo que lo convierte en una visita obligada para aquellos interesados en la historia, la arquitectura y la espiritualidad.

HUESCA

Considerada en ocasiones como “la gran desconocida”, la ciudad de Huesca es un lugar idóneo para pasear y callejear por su casco antiguo. Uno de los lugares imprescindibles de Huesca es la catedral gótica de Santa María de Huesca, pero si te gusta más el estilo románico, te recomendamos que visites el Monasterio de San Pedro el Viejo, ya que el conjunto conformado por la iglesia y el claustro es uno de los ejemplos más importantes del románico aragonés.

13. Catedral-de-Huesca-Patronato-Turismo-aragon
Un imprescindible de Huesca es su catedral. Foto: Turismo de Aragón 

Si prefieres la naturaleza, no puedes dejar de perderte en el Parque de Miguel Servet, situado en el corazón de la ciudad. Allí no solo encontrarás una amplia diversidad de árboles y flores, sino que también hallarás la cabaña secreta de Blancanieves y los 7 enanitos.

Sin embargo, si eres un aficionado a la astronomía, te recomendamos que visites el Planetario de Aragón, una ventana abierta al universo a tan solo diez minutos de la ciudad. Tanto niños como adultos podrán aprender astronomía a través de exposiciones didácticas o simuladores en 4D.

Por todos estos motivos, explorar Huesca es sumergirse en un ambiente donde la naturaleza y la cultura se entrelazan armoniosamente, ofreciendo a los visitantes una experiencia profunda y enriquecedora que va más allá del típico itinerario turístico.