Los bomberos denuncian los riesgos de la escasez de efectivos en la provincia de Huesca

El Sindicato de Bomberos de Aragón y CSIF vienen denunciando una serie de irregularidades y riesgos en el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SPEIS) de la Diputación Provincial de Huesca (DPH), después de tres años de la puesta en marcha de este servicio
bomberos huesca
photo_camera Los bomberos alertan de la falta de seguridad ciudadana con tan pocos efectivos

El Sindicato de Bomberos de Aragón (CSL-SPBA) y CSIF vienen denunciando una serie de irregularidades y riesgos en el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SPEIS) de la Diputación Provincial de Huesca (DPH), después de tres años de la puesta en marcha de este servicio.

Según señalan, “a nivel operativo, existe una falta de personal en la plantilla del SPEIS de la Diputación Huesca, dando paso a situaciones como la del pasado jueves 15 y viernes 16 de febrero de este año, donde la dotación de toda la provincia era solamente de 20 efectivos (entre bomberos y oficiales) para una extensión de 16.000 km2, algo totalmente inusual a nivel nacional”.

Afirman, además, que “en algunos casos, como en los parques de bomberos de Fraga, Sabiñánigo y Villanova, tan solo se encontraban de guardia tres bomberos y sin oficial al mando de estas dotaciones, o parques como el de Boltaña y Sariñena con solo dos bomberos”.

Los sindicatos denuncian que “situaciones como estas ponen en serio riesgo a la población de la provincia de Huesca, ya que en estas fechas se suelen suceder intervenciones de incendios de cubierta donde se precisa un volumen de personal considerable, de 12 a 15 efectivos mínimo para garantizar una sola intervención de calidad y de manera segura”.

También subrayan que puede haber intervenciones en accidentes de tráfico con vehículos pesados, “donde pueden llegar a ser necesarios quince efectivos para garantizar también una intervención segura y de calidad”.

bomberos carretera
Los sindicatos señalan que para algunas intervenciones en carreteras son necesarios quince efectivos

Con estas dotaciones (20 bomberos repartidos por toda la provincia) señalan que “es materialmente imposible garantizar la seguridad del ciudadano de la provincia de Huesca y de sus visitantes, no solo en cuanto a una buena atención en la emergencia, sino también en los tiempos de respuesta”.

Ante cualquier emergencia se tendrían que desplazar bomberos de un parque a otro, “aumentando así de manera considerable los tiempos de respuesta, como es el caso del parque de Sabiñánigo que tarda hasta dos horas en llegar a algunos puntos de Huesca como es el municipio de Ansó o hasta una hora para llegar a Formigal, siniestros que cuando estos bomberos llegan están totalmente desarrollados y siendo solo tres bomberos”, indican.

Además, recuerdan que el “tiempo de respuesta es aquel que transcurre desde que se recibe la llamada hasta que se empieza a actuar de manera segura con una dotación mínima y que no se está cumpliendo la Ley del Fuego del 2013 y sus decretos que la regulan”. Esta Ley, señalan, “regula a todos los SPEIS de Aragón, establece una serie de tipos de parques (Parques Principales, Parques secundarios y Parques de apoyo) con sus respectivas dotaciones mínimas”.