El Ayuntamiento de Huesca avanzará el pago de 2,6 millones de euros tras perder el recurso del Polígono 32

El Ayuntamiento de Huesca no recurrirá la decisión del TSJA ante el recurso de reposición del Polígono 32. La importancia de las costas del proceso y la posibilidad de recurso de casación por parte de la propiedad son las principales causas por las que el Consistorio quiere abordar el pago de la expropiación por 2,6 millones de euros.

Huesca.- El Ayuntamiento oscense no recurrirá la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Aragón ante el recurso de reposición del Polígono 32. La importancia de las costas del proceso y la posibilidad de recurso de casación por parte de la propiedad son las principales causas por las que el Consistorio quiere abordar las principales costas del proceso que suponen 2,6 millones de euros. Para ello esperan negociar con la propiedad este pago al que se suman 1,6 millones de euros de intereses que abonarán cuando finalice el proceso judicial.

El auto del TSJA ha desestimado el recurso de reposición que el Ayuntamiento de Huesca presentó por la sentencia del Polígono 32. Esta información ha sido aportada hoy en la Junta de Gobierno del Consistorio. Ante esta situación, en los próximos días, el equipo de gobierno volverá a retomar los contactos con la propiedad con el objetivo de alcanzar un acuerdo para realizar un pago fraccionado en varios años y, así, paralizar, lo antes posible, el aumento de los intereses. Según la sentencia, el principal de la deuda asciende a 2,6 millones de euros.

Asimismo, tras conocer la opinión del servicio jurídico, en la Junta de Gobierno se ha planteado no recurrir en casación ante el Tribunal Supremo. Una afirmación que ha llevado a cabo la propia alcaldesa, Ana Alós, que ha dejado claro que su intención es acometer el pago cuanto antes para evitar una mayor carga de intereses.

Alós espera llevar el pago de los intereses tras la finalización de un proceso "muy complicado", tal y como ha explicado. Por ello, espera que el abono económico pueda consensuarse con la propiedad para ejercerlo de una manera pactada.