Aramón presenta su temporada de nieve apoyado por la DGA

Imagen de archivo de una estación
photo_camera Imagen de archivo de una estación de nieve

Quedan escasas jornadas para que la temporada 2023-2024 eche a andar en las estaciones de esquí aragonesas y el Grupo Aramón ha presentado este jueves en Madrid las novedades para unos meses en los que están depositadas grandes esperanzas. Lo ha hecho en un acto en el Espacio Ventas de la capital, al que se han desplazado colaboradores de la compañía aragonesa.

Hasta allí ha acudido la vicepresidenta segunda y consejera de Economía, Empleo e Industria del Gobierno de Aragón, Mar Vaquero, que ha subrayado el compromiso por “apoyar y difundir” el sector de la nieve. “Es una actividad fundamental para numerosos pueblos de las provincias de Huesca y de Teruel, por lo que nuestra colaboración no se reduce exclusivamente a declaraciones, sino que también se fundamenta en actuaciones con un respaldo presupuestario muy importante”, ha explicado.

Esas palabras se han referido a la puesta en marcha del Plan Pirineos, proyecto integral que supondrá la inversión de 250 millones de euros durante los próximos 8 años. De hecho, en el proyecto de presupuestos de 2024, actualmente en tramitación parlamentaria, hay contempladas diferentes partidas, de en torno a 25 millones de euros en total, que permitirán actuar como un “revulsivo” no sólo para el sector turístico, sino también para todos aquellos que generan actividad económica, empleo y riqueza.

“Nunca nadie ha hecho una apuesta tan decidida por el Pirineo como este Gobierno”, ha recalcado la vicepresidenta del Ejecutivo aragonés, que ha puesto encima de la mesa algunas de las inversiones que se van a desarrollar en los próximos años y que tendrán su incidencia directa en el sector de la nieve, como es la construcción de la carretera de Montanuy, financiada con 18 millones de euros con fondos propios, 2 millones en el próximo ejercicio.

Este proyecto se suma a la unión por telecabina de Benaque y Cerler (16 millones) o a la telecabina de unión de estaciones Astún - Candanchú (26 millones de euros), ambos financiados con fondos europeos, entre otros; así como al “primer proyecto singular” del Plan Pirineos, consistente en la construcción de un tobogán de montaña en Panticosa. “Permitirá desestacionalizar el turismo y ofrecer un nuevo atractivo a los visitantes que lleguen a la provincia de Huesca”, ha complementado.

Durante su intervención, ha advertido que el Plan Pirineos “es mucho más” que la mera inversión en infraestructuras vinculadas a la nieve. Según ha explicado, “es trabajar para fijar y atraer población, ayudar a todos los sectores fundamentales, como la agricultura, ganadería o turismo; mejorar infraestructuras, aumentar y dotar de mejores servicios y aprovechar todas las posibilidades de un territorio único”.

LA NIEVE ES FUNDAMENTAL PARA MILES DE FAMILIAS

Mar Vaquero ha asegurado que el sector de la nieve es una de las “señas de identidad” de nuestra comunidad y “fundamental” para miles de familias aragonesas. Incide directamente en los trabajadores de las estaciones y también en los negocios abiertos en su entorno, lo que se traduce en que el “talento aragonés” se pone también en este caso al servicio del presente y futuro de la comunidad.

Una realidad extrapolable también a la provincia de Teruel, con las estaciones de Javalambre y Valdelinares. Dos espacios que, tal y como ha manifestado, “suponen un atractivo indudable para la población del Levante, abren nuestra comunidad a nuevos mercados y también dinamizan los municipios de una comarca especialmente relevante en materia turística”.