Aínsa se afianza como destino turístico y cierra el año con un 4% más de visitantes que en 2022

Aínsa mercadillo navideño turismo
photo_camera La localidad de Aínsa ha cerrado un exitoso 2023 en términos turísticos. En total, 2.458 personas solicitaron en diciembre información en la oficina municipal de turismo, un 5,49 % más que en el mes de diciembre del año pasado. Además, el incremento sostenido a lo largo del ejercicio ha puesto el broche de oro al balance anual, que se salda con 46.925 personas y un crecimiento del 4,14% con respecto a 2022. “La desestacionalización se abre camino y el último mes del año se consolida como destino navideño, especialmente para el turista nacional, que ha crecido un 7,04%”, apunta la concejala de desarrollo y promoción turística Beatriz Salcedo. Las procedencias que se encuentran a la cabeza del ranking son Barcelona, Madrid, Comunidad Valenciana, Zaragoza Ciudad y el resto de Cataluña, mientras que el viajero internacional se resiente a final de año con un 21% menos. En el Top 3 se encuentran los vecinos franceses, seguidos a mucha distancia de belgas y holandeses. Por otro lado, destaca el crecimiento en la duración de las estancias, aumentando hasta en un 47% las estancias de 4-7 días en detrimento de las de 2-3. En ese sentido, cabe destacar que el turismo rural en la provincia y en Aínsa en concreto roza para finales de año el 100% de ocupación. “En el caso de Aínsa-Sobrarbe hablamos de 292 plazas, el municipio de Aragón con más plazas turísticas de esta tipología. Esto sirve de acicate para convertirnos en uno de los destinos favoritos para celebrar Nochevieja, pues además tenemos fiesta en el Castillo, a la que acuden en torno a 1.000 personas, y la carrera de la San Silvestre”, explica Salcedo. En este mes, a los atractivos habituales por los que preguntan los turistas tales como información relativa al pueblo de Aínsa, senderismo, Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido o pueblos con encanto, se suman las actividades típicamente navideñas especialmente enfocadas al público infantil. El Mercadillo al Calor de la Hoguera concluye este lunes con éxito de afluencia desde que se inaugurase el pasado martes 26 de diciembre. El evento cumple tres años como punto de encuentro para los habitantes del municipio y de toda la comarca y atrae también a quienes eligen la localidad como destino para disfrutar de sus vacaciones. En diciembre, por otro lado, se ha celebrado el Punchacubas, la Feria del Vino Artesano, que gracias a la favorable climatología permitió, igualmente, una alta participación. “A la vista de los datos recogidos podemos decir que despedimos un año muy positivo, con las estaciones de la primavera y el otoño incrementando su protagonismo, y convirtiéndonos al mismo tiempo en destino navideño para públicos de todo tipo”, concluye la concejala. “La desestacionalización es un hecho, auspiciada por los recursos naturales con los que contamos, la agenda cultural y nuestro patrimonio, y esperamos que 2024 continúe en esa misma senda”, y añade que el reto para el año nuevo será explorar vías alternativas que llamen la atención del turista internacional, “al que en este año hemos echado un poco más de menos”. Así pues, Aínsa se prepara ya para agotar la recta final de la programación navideña, que se producirá el cinco de enero a las 18:30h con la visita de sus Majestades los Reyes Magos. Después tomarán el relevo las hogueras de los Santos Barbudos (San Victorián, San Antón y San Sebastián), las fiestas de invierno por excelencia repartidas por todos los pueblos del municipio de Aínsa-Sobrarbe.

La localidad de Aínsa ha cerrado un exitoso 2023 en términos turísticos. En total, 2.458 personas solicitaron en diciembre información en la oficina municipal de turismo, un 5,49 % más que en el mes de diciembre del año pasado. Además, el incremento sostenido a lo largo del ejercicio ha puesto el broche de oro al balance anual, que se salda con 46.925 personas y un crecimiento del 4,14% con respecto a 2022.

“La desestacionalización se abre camino y el último mes del año se consolida como destino navideño, especialmente para el turista nacional, que ha crecido un 7,04%”, apunta la concejala de desarrollo y promoción turística, Beatriz Salcedo. Las procedencias que se encuentran a la cabeza del ranking son Barcelona, Madrid, Comunidad Valenciana, Zaragoza Ciudad y el resto de Cataluña, mientras que el viajero internacional se resiente a final de año con un 21% menos. En el top 3 se encuentran los vecinos franceses, seguidos a mucha distancia de belgas y holandeses.

Por otro lado, destaca el crecimiento en la duración de las estancias, aumentando hasta en un 47% las estancias de 4-7 días en detrimento de las de 2-3. En este sentido, cabe destacar que el turismo rural en la provincia, y en Aínsa en concreto, roza para finales de año el 100% de ocupación. “En el caso de Aínsa-Sobrarbe hablamos de 292 plazas, el municipio de Aragón con más plazas turísticas de esta tipología. Esto sirve de acicate para convertirnos en uno de los destinos favoritos para celebrar Nochevieja, pues además tenemos fiesta en el Castillo, a la que acuden en torno a 1.000 personas, y la carrera de la San Silvestre”, explica Salcedo.

ATRACTIVOS TURÍSTICOS

En este mes, a los atractivos habituales por los que preguntan los turistas tales como información relativa al pueblo de Aínsa, senderismo, Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido o pueblos con encanto, se suman las actividades típicamente navideñas especialmente enfocadas al público infantil. El Mercadillo al Calor de la Hoguera concluye este lunes con éxito de afluencia desde que se inaugurase el pasado martes 26 de diciembre. El evento cumple tres años como punto de encuentro para los habitantes del municipio y de toda la comarca y atrae también a quienes eligen la localidad como destino para disfrutar de sus vacaciones. En diciembre, por otro lado, se ha celebrado el Punchacubas, la Feria del Vino Artesano, que gracias a la favorable climatología permitió, igualmente, una alta participación.

“A la vista de los datos recogidos podemos decir que despedimos un año muy positivo, con las estaciones de la primavera y el otoño incrementando su protagonismo, y convirtiéndonos al mismo tiempo en destino navideño para públicos de todo tipo”, concluye la concejala. “La desestacionalización es un hecho, auspiciada por los recursos naturales con los que contamos, la agenda cultural y nuestro patrimonio, y esperamos que 2024 continúe en esa misma senda”, y añade que el reto para el año nuevo será explorar vías alternativas que llamen la atención del turista internacional, “al que en este año hemos echado un poco más de menos”.

Así pues, Aínsa se prepara ya para agotar la recta final de la programación navideña, que se producirá el 5 de enero a las 18.30 horas con la visita de sus Majestades los Reyes Magos. Después tomarán el relevo las hogueras de los Santos Barbudos (San Victorián, San Antón y San Sebastián), las fiestas de invierno por excelencia repartidas por todos los pueblos del municipio de Aínsa-Sobrarbe.