Los accesos a Sabiñánigo estarán limitados para mejorar la fluidez del tráfico durante San Valero

La Jefatura Provincial de Tráfico de Huesca ha dispuesto una serie de medidas en la N-330 y en la A-23.
carretera
photo_camera El dispositivo cerrará los accesos a la localidad de Sabiñánigo desde la N-330.

Con motivo de la fiesta local de San Valero en Zaragoza, que hace prever una importante afluencia de vehículos en las carreteras del Pirineo, la Jefatura Provincial de Tráfico de Huesca ha dispuesto una serie de medidas en la N-330 y en la A-23 con el fin de mejorar la fluidez del tráfico en las carreteras del Alto Gállego y La Jacetania, así como en el casco urbano de Sabiñánigo el próximo 29 de enero.

El dispositivo, que se aplicarán en coordinación con la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y la Policía Local de Sabiñánigo, dará comienzo a las 15.00 horas del día 29 y consistirá en el cierre de los accesos a la localidad de Sabiñánigo desde la N-330, en los siguientes puntos kilométricos, donde se colocarán vallas informativas.

En la rotonda de Jaca en el kilómetro 632 y en la rotonda Cartirana en el kilómetro 631el acceso estará cortado y la salida abierta. En la rotonda de Biescas en el kilómetro 629 y en la rotonda de Aurín el kilómetro 628 y el 256 quedarán cortadas las salidas y accesos. En la rotonda Sur en el kilómetro 622 y el 440 quedará el acceso abierto y la salida cortada. En el caso de la rotonda Yebra-Fiscal, el kilómetro 624 quedarán tanto el acceso como la salida abiertas.

Por otra parte, el tráfico para los conductores locales quedará reorganizado también. La entrada a Sabiñánigo para los conductores locales que vengan de Jaca-Biescas se realizara por rotonda Sur (Pk622), la entrada a Sabiñánigo para los conductores locales que vengan de Huesca y de Yebra-Fiscal se realizara por la rotonda Yebra-Fiscal y Boulevard. Las salidas de Sabiñánigo por estación autobuses dirección Jaca, Cartirana y Boulevard Antonio Muñoz.

Con el fin de mejorar la fluidez del tráfico y la seguridad vial en la N-330 y la A-23, estas medidas de reordenación podrán repetirse en el futuro en aquellas fechas en las que haya prevista una gran afluencia de visitantes a estas zonas del Pirineo.