Viernes de transición a la espera de que la DANA impacte en la península el fin de semana

La llegada de esa DANA podría provocar precipitaciones persistentes y generalizadas
photo_camera La llegada de esa DANA podría provocar precipitaciones persistentes y generalizadas

Este viernes será un día de transición meteorológicamente hablando a la espera de que el sábado se forme una DANA (depresión aislada en niveles altos) centrada en el oeste peninsular, que provocará precipitaciones persistentes y generalizadas, localmente acompañadas de tormentas, en prácticamente todo el territorio a excepción de Canarias.

Así consta en la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) recogida por Servimedia en la que se recoge que a partir de hoy se producirá un nuevo cambio de tiempo en la península y Baleares, con la llegada de una vaguada atlántica que durante el sábado se aislará de la circulación general formándose una DANA centrada en el oeste peninsular.

La llegada de esa DANA podría provocar precipitaciones persistentes y generalizadas, localmente acompañadas de tormentas, en casi todo el país con la excepción de Canarias; no obstante, la Aemet considera que existe una “incertidumbre elevada” sobre aquellas zonas donde caerán las precipitaciones más abundantes.

En ese sentido, el viernes será un día de transición, que se caracterizará por la llegada de un frente frío por Galicia, que favorecerá precipitaciones en el extremo noroeste y la cornisa cantábrica. Ya por la tarde, es probable que se produzcan tormentas prefrontales en zonas del alto Ebro y en áreas de montaña del este peninsular, que podrían venir acompañadas de chubascos puntualmente fuertes.

El sábado, con la formación de la DANA, las lluvias se extenderán desde la mañana a prácticamente toda la península y Baleares, e irán acompañadas de tormentas, menos probables en el extremo suroeste. En el entorno del valle del Ebro, y zonas próximas del nordeste, las precipitaciones podrían ser más intensas y persistentes, con acumulados más importantes.

Durante el domingo, continuarían las precipitaciones y las tormentas en gran parte de la península y Baleares. La Aemet señala que, “con la debida incertidumbre”, la mayor inestabilidad podría desplazarse a zonas del Mediterráneo, donde soplará un viento intenso de levante, aportando humedad de procedencia marítima y favoreciendo que se produzcan lluvias abundantes. Éstas probablemente serán persistentes en zonas del nordeste, extendiéndose al resto del territorio en forma de chubascos acompañados de tormentas.

El fin de semana, como consecuencia de la nubosidad y las precipitaciones previstas, predominará un ambiente otoñal, con temperaturas por debajo de lo habitual para estas fechas en buena parte de la península.

El lunes “aumenta en gran medida la incertidumbre” sobre la evolución de la DANA y de las zonas de precipitación, siendo posible que continúe el ambiente inestable con chubascos, “aunque a día de hoy es difícil señalar zonas con precisión”.

Ante esta situación, el portavoz de la Aemet, José Luis Camacho, explicó que en lo concerniente a la “borrasca que viene, no es seguro que reciba nombre”, puesto que una borrasca se nombrará generalmente cuando se prevean condiciones que den lugar a la emisión de avisos de viento (en el caso de Aemet, racha máxima) de nivel naranja o rojo y susceptible de causar un gran impacto en varias zonas.

En el caso de España, se trata de rachas máximas superiores a 90, 100 y 110 km/h dependiendo de las zonas. Este criterio se podrá relajar en cuanto al impacto del viento (será suficiente para el nombramiento de la emisión de avisos amarillos de viento, rachas máximas superiores a 70, 80 y 90 km/h, dependiendo de las zonas) cuando los impactos asociados a las precipitaciones puedan ser también importantes (avisos de nivel naranja o rojo) como podría ser el caso este fin de semana.