En la Unión Europea solo se recicla una cuarta parte de la ropa usada

Un informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente refleja que solo el 28% de la ropa y el cazado usado se recicla por separado 
reciclaje
photo_camera Solo el 28% de la ropa y el calzado usado se recogen por separado para se reutilizados y reciclados en la UE

Solo el 28% de la ropa y el calzado usado se recogen por separado para se reutilizados y reciclados en la Unión Europea, cuando a partir de 2005 los países comunitarios deben establecer sistemas de recogida selectiva de esos productos. 

Este dato se ha publicado este martes por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) en un informe en el que refleja que la mayoría de los residuos textiles en la UE actualmente terminan como residuos mixtos, por lo que este organismo urgió a ampliar la capacidad de clasificación y reciclaje para garantizar un mejor uso y más circular de prendas de ropa y calzado usados. 

Según la AEMA, la UE generó en 2020 alrededor de 16 kilos de residuos textiles por persona, de los cuales solo 4,4 kilos se recogieron por separado para su reutilización y reciclaje, pero el resto acabó como residuos domésticos mixtos.

De todos los residuos textiles, el 82% procedía de los consumidores y el resto eran residuos de fabricación o productos que nunca se vendieron.

La Directiva marco sobre residuos de la UE exige que los Estados miembro dispongan de sistemas de recogida selectiva de textiles usados ​​a partir del próximo año.

La Comisión Europea ha propuesto una revisión específica de esa norma para introducir una ampliación obligatoria de la responsabilidad del productor de textiles en todos los Estados miembro de la UE para que los productores sean responsables del ciclo de vida completo de los productos textiles, desde su diseño hasta la gestión de residuos.

Según una encuesta realizada por la AEMA en 2023, la mayoría de los países de la UE ya contaban con sistemas de recogida separada, pero principalmente para capturar textiles reutilizables.

El informe de la AEMA advierte de que, además de la recogida selectiva, es necesario ampliar las capacidades de clasificación y reciclaje en Europa para evitar que los textiles recogidos acaben en incineradoras, vertederos o se exporten a regiones fuera de la UE.